Local

Video: Tres años peleando contra ruido de una cantina... y nada

Vecinos de Villa Juárez denuncian que ya expusieron el problema al Municipio y al Estado

De la Redacción/El Diario

lunes, 05 julio 2021 | 09:43

Chihuahua.- Por más de tres años vecinos de la colonia Villa Juárez han peleado por regular el ruido que hace la cantina “Dos Árbolitos”, sin que hasta el momento el problema se haya solucionado.

A tres años de que se le entregó una carta con la firma de 70 vecinos a la Subdirección de Gobierno del Municipio, pidiendo regular el ruido que hacía dicho negocio, no ha pasado nada. “Todo sigue igual”, dijeron vecinos afectadas por el ruido.

Quejas ante el Municipio, ante Gobernación municipal, denuncias ante Ecología ante el anterior subdirector de Gobernación, Isaac Díaz; con el actual, César Komaba. También llevaron su queja y sus firmas a Ecología del Estado... ¡Ynada! A la fecha su problmética no ha sido resuelta, refieren.

Mencionaron que la situación se controló con la pandemia que los “obligó” a cerrar, aunque reconocen que eso nunca pasó realmente porque siguieron operando con las puertas cerradas, con todo y que las autoridades sabían.

“El problema”, dijeron, “persiste desde hace más de tres años sin que el Municipio ni Gobierno del Estado intervengan”. Ya que, aseguran, el dueño se dice muy influyente con personal del Municipio.

Fue hasta que el dueño murió por Covid-19 que cerraron definitivamente durante unos meses. Pero ahora que ya les permitieron trabajar de nuevo, y “el infierno regresó”, dicen los vecinos.

Igual que hace tres años, volvieron a poner su queja, pero ahora con otro subdirector. Intentaron hablar con César Komaba, pero no los atendieron y fueron canalizados a la Oficina de Alcoholes, en la que les prometieron que en el fin de semana serían revisados por las células Covid.

Pasó el fin de semana y la célula Covid nunca llegó. Volvieron a poner su reporte directamente a Gobernación; le dijeron lo mismo, que pasarían a revisar el negocio, cosa que tampoco sucedió.

Otra situación extraña que mencionan, es que cuando ponen su queja en el Munciipio por lo alto del volumen, a los 15 minutos del hecho le bajan. Hasta que pasan unas horas y le vuelven a subir otra vez.

Un problema ya viejo

Hace tres años la denuncia fue puesta por 70 familias de Villa Juárez se quejaron del ruido que hacía la cantina “Dos arbolitos” ubicada entre las calles 6a, 5 de Mayo, a una cuadra del bulevar Fuentes Mares.

Los afectados mencionaron en ese entonces, que le habían enviado una carta al subdirector de Gobernación Isaac Díaz Gurrola, sin que tuvieran respuesta del funcionario.

Posteriormente se entrevistaron con Gryzela Portillo, jefa de oficina del Departamento de Alcoholes, quien se comprometió a que realizarían revisiones al negocio, situación que no sucedió, porque, dijeron, “nunca le han bajado al volumen”.

Los vecinos explicaron que dicho negocio tienen años, pero el problema es que el ruido de su equipo de sonido alcanza más allá de las casas de los vecinos a la redonda. “El problema empieza desde las 12 del día y termina hasta pasada la medianoche, todos los días”, dijeron.

Las personas que presentaron la queja hace tres años dijeron que, “somos personas que trabajamos y nos afecta el ruido a altas horas de la noche. Aparte de que a veces tenemos enfermos en nuestras casas y no pueden reposar. No podemos descansar ni abrir las ventanas de nuestras viviendas por el ruido, esto ya se ha vuelto muy estresante”.

Refirieron que en ese tiempo denunciaron la situación en varias ocasiones al 9-1-1, pero les dicen en la Policía Municipal que ellos no pueden hacer nada porque es un negocio, que tienen que presentar su queja directamente en la Subdirección de Gobernación.

Otro problema, se quejaron, es que el negocio permanece con las puertas y ventanas abiertas.

Uno de los vecinos comentó que ya ha sido víctima tres veces de los clientes que salen borrachos, “salen patinando sus carros y se descontrolan; a mí ya van tres veces que me chocan mi camioneta, la última vez casi me arrollan porque salí a dejar la basura en la calle”.

Los vecinos han tomado mediciones y exponen que parados a un costado de la cantina, el sonido alcanza los 90 decibeles o más, cuando lo permitido en zonas residenciales, según la Semarnat, deben ser 55. Nada de esto, aseguran, lo ha tomado en cuenta el Municipio a pesar de que ya se hizo la denuncia.

"Y para el colmo", dijeron, el sábado y domingo una carnicería que está al lado pone música a todo volumen durante el fin de semana.

De la que también han puesto queja, y de la que tampoco han hecho nada, manifestaron.

A pesar de que el Municipio y el Estado carecen de una Ley contra el Ruido, como sí hay ya en otros estados del país como Jalisco, existen limitantes como la “Ley que regula el funcionamiento de establecimientos en los que se expenden, distribuyen o ingieren bebidas alcohólicas” que dice en su “Título Segundo”, “Capítulo I”, “De las condiciones de su funcionamiento” en su X, “Vigilar que no se altere o se ponga en riesgo la seguridad, la tranquilidad, la autoridad y la salubridad públicas; así como en XIV que refiere textualmente que la autoridad debe, “Evitar que se ocasionen molestias al vecindario con escándalos o ruidos excesivos que provengan del establecimiento y en el XVI. “Dar aviso a la policía en forma oportuna de intentos de escándalo o de riña en el interior del local”.

Por su parte la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) estableció desde el año 2013 que los límites máximos permisibles de emisión de ruido para las zonas residenciales emitidos por fuentes fijas es de 55 decibeles entre las 6:00 y las 22:00 horas y de 50 de las 22:00 a las 6:00 horas, de acuerdo con la modificación al numeral 5.4 de la Norma Oficial Mexicana NOM-081- SEMARNAT-1994.

El límite máximo permisible del nivel sonoro en escuelas durante el día será de 55 decibeles y en ceremonias, festivales y eventos de entretenimiento, de 100, durante cuatro horas.