Local

Vive abuelito en extrema pobreza

Roberto Félix Sáenz de 81 años, cuida de su hermana diabética y ninguno de los dos pueden trabajar por la contingencia

El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

viernes, 05 junio 2020 | 19:55

Roberto Félix Sáenz, de 81 años, tiene problemas de visión y no puede laborar, por lo que su situación de pobreza es grave, además de vivir con su hermana de 68 años con problemas de diabetes, quien debido a la contingencia sanitaria por el coronavirus, han sufrido de las necesidades básicas, razón por la que vecinos y conocidos han solicitado el apoyo de la comunidad. 

Los adultos mayores viven en la calle 114 No. 1922 de la colonia Esperanza al poniente de la ciudad, quienes han acudido a diferentes hogares para solicitado apoyo económico y alimenticio, además de que hacían trabajos de barrer o limpiar para ganarse algunos pesos. 

La historia se dio a conocer en redes sociales al compartir el caso, donde la situación es muy precaria y sin ayuda, uno de tantos chihuahuenses que han padecido la crisis económica y desinterés social, por lo que se llama a la buena voluntad de la población. 

“Este señor vino a tocar a mi casa para ver si podía ayudarme a limpiar y le dije, ahorita no señor y rompió en llanto me dijo ya tenía días sin conseguir trabajo y un par de días sin probar bocado, le di de comer y esto no se los digo para que digan ¡Uy que buena! , si no por qué guardo la mitad para su hermanita el señor tiene 80 años y trae muy enfermo sus ojos, dice que el médico le dio gotas y que usara lentes, peor los trae muy mal y la gente se asusta. 

Le dije que pidiera una despensa al gobierno y dijo que los vecinos ya hablaron para pedir pero no fueron y por eso salió a ver qué conseguía. Vi una publicación donde ayudaban a una familia y me tome el atrevimiento de pedirle sus datos para ver si alguno de ustedes quiere ayudarle. 

Él aceptó que publicará que pide ayuda ya que su hermana es diabética y necesita comer”, dice en parte de una publicación anónima en Facebook. Unas de las primeras ayudas fue por parte de la regidora independiente, Catalina Bustillos Cárdenas, quien acudió para ver el caso y apoyar ya sea con alimentación y urgencias. 

Además, también llegó el delegado regional de la Secretaría de Bienestar, Marcelino Gómez, para checar si está en el programa de apoyo, así como traer un plomero para ayudar en las fallas de las tomas de agua. 

Los dos adultos mayores, ambos enfermos aseguraron que no cuentan con su seguro médico, además que se inscribieron al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), pero que aún no han podido obtener algún beneficio o atención.