PUBLICIDAD

Local

Viven familias en 40 metros cuadrados

Pagan hasta 480 mil pesos por casas pequeñas y alejadas del Centro

/ Reglamento, pero sin medidas

Anaís Martínez / El Diario

miércoles, 05 octubre 2022 | 19:40

Chihuahua.- Familias chihuahuenses que habitan en las nuevas casas de fraccionamientos construidos al sur de la ciudad viven en apenas 46 metros cuadrados, en el caso de las más pequeñas y económicas, y de sólo 48 m² en las consideradas por las inmobiliarias como más grandes. 

Sin embargo, para familias de más 3 integrantes estos espacios resultan insuficientes, incómodos y podrían vulnerar sus derechos a una vivienda digna.

De acuerdo con información de asesores inmobiliarios consultados por El Diario, la mayoría se localizan al extremo de la ciudad, por la avenida Lombardo Toledano hasta llegar a el Libramiento Oriente. 

En esta zona, que aún pertenece a la ciudad de Chihuahua, hay al menos cuatro nuevos proyectos, uno de estos es el fraccionamiento Los Encinos Oriente, de la constructora Codevi, ubicado en la avenida Eqqus, además de otros como Puerta Savona, con varias etapas y Punta Naranjos Oriente.

Para llegar a estas nuevas colonias hay que pasar incluso por otras como Jardines de Oriente, Punta Naranjos y Jardines de Oriente. Son más de 18 kilómetros de distancia del Centro de la ciudad hasta la calle principal y cerca de 20 minutos de trayecto en vehículo, según muestra Google Maps.

Las viviendas más económicas -dependiendo de la constructora- cuentan con apenas 46 metros cuadrados de construcción en un lote de 120 metros cuadrados. 

El precio en el mercado es de 350 mil pesos en el caso las más alejadas de las vialidades principales y hasta 480 mil pesos por las que tienen más accesibilidad. Cuentan con dos recamaras, cocina, sala-comedor, baño compartido y lavandería.

El otro tipo de vivienda es la mediana, que tiene 120 metros de terreno y una construcción de 48 metros cuadrados. Las habitaciones son las mismas; sin embargo la distribución es diferente y los dos metros ‘extras’ con los que cuenta la casa se aprecian en la reducción del patio.

Por último está la vivienda de 50 metros cuadrados de una sola planta, con la misma distribución pero menor espacio en el patio, o las casas de 48 metros cuadrados, pero de dos plantas. 

El precio en el mercado de éstas sobrepasa los 600 mil pesos y en algunas ocasiones llegan hasta los 700 mil pesos o más.

Sin medidas mínimas en la ley

La Constitución Mexicana en el Capítulo Primero, Artículo Cuarto, establecía hasta la semana pasada que “toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa”; sin embargo en ninguno de sus artículos establece cuáles serían las condicionesmínimas para una vivienda digna.

En tanto, la Ley de Vivienda, en su Artículo Segundo dice que se considerará “vivienda digna y decorosa la que cumpla con las disposiciones jurídicas aplicables en materia de asentamientos humanos y construcción, salubridad, cuente con espacios habitables y auxiliares, así como con los servicios básicos”.

Además dicha ley define como espacios habitables todos los lugares de la vivienda donde se desarrollan actividades de reunión o descanso, que cuenten con las dimensiones mínimas de superficie, altura, ventilación e iluminación natural.

Incluso detalla que debe contar con mínimo un baño, cocina, estancia-comedor y dos recamaras, de conformidad con las características y condiciones mínimas necesarias que establezcan las leyes y las normas oficiales mexicanas.

Mientras que la Ley de Vivienda del Estado de Chihuahua en el Artículo Tercero sólo reiterá que se entiende como vivienda adecuada, digna y decorosa, al “lugar seguro, accesible y habitable que cuente con los espacios habitables y de higiene suficientes; provea una adecuada iluminación y ventilación, así como de los servicios de agua potable, desalojo de aguas residuales, energía eléctrica y acceso a vías de comunicación”.

Sin embargo, ninguna de estas leyes define un mínimo de metros cuadrados para la construcción de una “vivienda digna”.

Vulneran derechos a una vivienda digna: CEDH

De acuerdo con el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Nestor Armendáriz Loya, vivir en casas que no cumplan con los requerimientos necesarios para ser consideradas como viviendas dignas podrían violar el Artículo Cuarto Constitucional el cual establece que “se considerará vivienda digna y decorosa la que cumpla con las disposiciones jurídicas aplicables en materia de asentamientos humanos y construcción, salubridad, cuente con espacios habitables y auxiliares, así como con los servicios básicos y brinde a sus ocupantes seguridad jurídica en cuanto a su propiedad o legítima posesión, y contemple criterios para la prevención de desastres y la protección física de sus ocupantes ante los elementos naturales potencialmente agresivos”.

El derechohumanista explicó que según las leyes mexicanas, el Estado como autoridad tiene la obligación de proporcionar a los ciudadanos una vivienda digna en la cual todos sus habitantes puedan gozar de sus derechos individuales, como el acceso a servicios básicos, a la salud y a espacios de esparcimiento.

“Si este tipo de viviendas no proporcionan esas características, por lo que se puede decir que sí se está vulnerando su derecho a la vivienda digna”, explicó.

Además detalló que si en algún momento las personas que consideren afectadas sus garantías individuales desean interponer una queja pueden hacerlo ante la CEDH. “Como es el Estado el que debe regular que sus derechos se cumplan, sí pueden poner una denuncia contra las autoridades”. 

Sin embargo, dijo que aunque hasta el momento no se ha presentado una situación como esta en la ciudad de Chihuahua, instó a las autoridades tanto estatales como municipales a legislar en materia de vivienda, ya que dijo que hasta ahora no hay un reglamento claro al respecto.

“Sí son muchas personas las que lamentablemente viven en estas casitas que adquieren por medio de créditos hipotecarios, porque son a las que tienen acceso al ganar uno o dos salarios mínimos”, dijo.

Además recalcó que las autoridades tienen una deuda histórica con los chihuahuenses, debido a la lejanía y falta de servicios en algunos de los fraccionamientos.

“Lugares ideales para vivir”

Pese a que este tipo de viviendas son promocionadas frecuentemente en redes sociales y en páginas de Internet por las inmobiliarias y constructoras como “lugares ideales para vivir” y bastante económicas, habitantes de la zona entrevistados por El Diario revelaron que aunque sí cuentan con servicios básicos “es una lata” vivir en la zona.

Dijeron que servicios como el agua son intermitentes pues el ‘tandeo’ permanece casi toda la tarde y no regresa el líquido hasta en la noche. Además no todos cuentan con servicio de teléfono e Internet, ya que la única empresa que tiene infraestructura en ese lado de la ciudad es Telmex. Mientras que la violencia y la inseguridad están a la orden del día.

“Pues sí, son casitas más baratas”, dice una de las mujeres que vive en la zona y que prefiere no revelar su nombre. “Pero está pesado porque casi nunca tiene uno agua, además tienes que andar cazando el camión y para mi que tengo niñas, es bien pesado. A veces no hallo ni pa’ dónde irnos, porque se cansa uno de estar encerrado en colonias donde no hay nada”, asegura.

La mayoría de las colonias se encuentran rodeadas por lotes baldíos o más fraccionamientos semiabandonados. Las tiendas comerciales, hospitales, farmacias, centros de recreación se encuentran al menos a 5 kilómetros de distancia.

“Yo ya no aguanto estar aquí”, dice otro de los vecinos. “Está lejos, está chiquito, está feo y la mera verdad está peligroso. Hay veces que no tengo ni qué comer y ¿a dónde va uno a comprar?, pues vea si no hay nada. Tengo que irme hasta la Equus… o ya de plano cuando quiero sacar dinero no hay ni cajeros, tengo que irme hasta el Alsuper”. 

Él es uno de los otros colonos que van a deshabitar las viviendas que consideran pequeñas, alejadas, inseguras y caras. “Pago 2 mil de renta, nomás porque está amueblada, pero aquí yo no compraría casa”,  dice.

Además entre los mismos colonos se han advertido de robos e inseguridad en la zona, tanto así que crearon grupos en redes sociales para prevenirse y cuidarse entre ellos. “Ya hasta en la maquila nos dicen que mejor esperemos a nuestras compañeras. Pero lo bueno es que yo ya me voy”, dice entusiasmado, “porque la mera neta, vivir aquí está bien feo”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD