Local

Vivienda, a punto de colapsar tras lluvias

Habitantes del hogar ubicado en la colonia El Porvenir piden ayuda de las autoridades para poder salvar su patrimonio y salvaguardar su integridad

Carlos González/El Diario
martes, 15 octubre 2019 | 08:19

Chihuahua.- Una vivienda está apunto de caer por el desgaje de una parte del arroyo “Los Arcos”, que se ubica en la colonia El Porvenir, justo en la calle Los Arcos. En ella habitan Marcelo González y su esposa, quienes solicitan la ayuda de las autoridades para poder salvar su patrimonio. 

Además de que están a metros de que el arroyo los consuma, la lluvia de los últimos días ha penetrado en toda la casa que tiene techo de lámina, por lo que gran parte de sus muebles y ropa fueron sacados a la calle, en espera de que salga el sol y se sequen. 

Marcelo mencionó que en muy pocas ocasiones se han acercado las autoridades y que cuando lo han hecho, ha sido para manifestarles que no pueden vivir en el lugar, pero no para brindarles algún tipo de apoyo que les ayude a salir adelante. 

Su esposa trabaja en un centro comercial y él es albañil, aunque no siempre tiene trabajo y eso complica la condición económica por la que atraviesan. 

En esa parte de la colonia, no sólo la casa de Marcelo tiene grandes carencias, debido a que son varias viviendas las que se encuentran en ese corredor, todas construidas con láminas y cartón y aunque a corto plazo no corren el peligro de caer al arroyo, como la de él, también requieren la atención de las autoridades de los tres niveles de gobierno. 

Al ver la presencia de El Diario en el lugar, habitantes del otro lado del arroyo gritaban las carencias que sufren, como agua potable y drenaje, además de la falta de interés de las autoridades a esos y otros problemas por lo que pasan a diario. 

Otro de los habitantes, tiene claro que los apoyos del gobierno no llegan a los más necesitados, salvo que sea tiempo de campañas políticas, “cuando quieren el voto vienen muy seguido y prometen muchas cosas, pero yo tengo 20 años aquí y muy pocas veces han venido a deja algo bueno, sólo a pedirnos que abandonemos la zona, pero no tenemos a donde ir”, dijo. 

A la casa de Marcelo ya se le observan algunos daños estructurales, incluso, uno de los castillos que forma una esquina de las paredes ya se encuentra en el límite del arroyo, que con las lluvias podría desgajarse más pronto y su casa caer en cualquier momento. 

Ante la imposibilidad de cambiarse de vivienda, la pareja a decidido quedarse en el lugar a pesar del peligro que representa para su vida. 

[email protected]