Nacional

Acusa NYT que Federación engañó para evitar cierre en CDMX

Afirma que el Gobierno utilizó dos cifras más bajas de las reportadas públicamente para que continuara sin confinamientos

Óscar Mireles / Agencia Reforma / Ciudadanos de la Ciudad de México

The New York Times

lunes, 21 diciembre 2020 | 14:19

Ciudad de México— A principios de diciembre, la pandemia estaba rugiendo en la Ciudad de México: después de disminuir durante el verano, el coronavirus se propagaba rápidamente, las hospitalizaciones aumentaban y los ventiladores se estaban agotando.

A pesar del aumento, los funcionarios federales aseguraron al público durante una sesión informativa el 4 de diciembre que la Ciudad de México no había alcanzado el nivel crítico de contagio que, según los propios estándares del gobierno, requeriría un cierre total en la ciudad, cerrando su economía.

De hecho, la capital de México había superado ese umbral según sus propias cifras oficiales, según un análisis de The New York Times. Sin embargo, los funcionarios mantuvieron la capital abierta al público durante dos semanas más, sus calles atestadas de compradores y sus restaurantes repletos de comensales.

México decide cuándo bloquear la capital de la nación y cada uno de sus estados con base en una fórmula que considera los últimos números de casos, hospitalizaciones y muertes. Cuando el gobierno introdujo el sistema, los funcionarios les dijeron a los mexicanos que sería una medida transparente y objetiva de la propagación del virus.

Pero al hacer ese cálculo para la Ciudad de México a principios de diciembre, el gobierno usó números más bajos en dos áreas críticas: el porcentaje de camas de hospital con ventiladores que estaban ocupados y el porcentaje de resultados positivos de la prueba de coronavirus, que los que se declararon públicamente en su informe de bases de datos oficiales. En repetidas solicitudes de comentarios para este artículo, los funcionarios del gobierno no explicaron de dónde provenían los números inexplicablemente más bajos.

El resultado fue que la capital de México, con nueve millones de habitantes, mantuvo sus negocios abiertos durante las ajetreadas semanas de principios de diciembre. Ahora se encuentra en una profunda crisis.

El gobierno finalmente tomó medidas para cerrar la ciudad el pasado viernes, pero para entonces los hospitales de la capital ya estaban desbordados. La semana pasada, la ciudad estableció récord tras récord para el mayor número de pacientes hospitalizados desde que comenzó la pandemia.

Los médicos abrumados comenzaron a publicar súplicas desesperadas en las redes sociales, instando a los mexicanos a quedarse en casa y advirtiendo que no quedaban camas. Se están quedando sin medicamentos para sedar a los pacientes y especialistas para tratarlos, dicen.

“Estamos solos, el gobierno federal no nos está ayudando, en realidad se lo están tomando a la ligera”, dijo la doctora Diana Banderas, quien trata a pacientes con coronavirus en el hospital Carlos MacGregor en la Ciudad de México. "Ahora, estamos colapsando".

Los funcionarios federales de salud no respondieron a las solicitudes de comentarios. El gobierno de la Ciudad de México señaló los recientes comentarios públicos de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien dijo que su gobierno había evitado un bloqueo porque "esta época del año es realmente importante en términos de finanzas familiares".

A diferencia de muchos líderes mundiales, el presidente mexicano no ha utilizado un programa de estímulo para apoyar a las empresas y los desempleados durante la pandemia. Sin una red de seguridad, cerrar la Ciudad de México en medio de la temporada de compras navideñas causaría un daño considerable a la economía del país.

Pero permitir que los residentes de la Ciudad de México se amontonen en las tiendas, cenen en el interior y trabajen en sus oficinas durante dos semanas mientras se sabía que el virus se propagaba rápidamente ha aumentado la carga sobre un sistema de salud pública ya de por sí tenso, dicen los expertos.

Más del 85 por ciento de las camas de hospital en la capital estaban ocupadas el domingo, según datos federales, frente al 66 por ciento cuando el gobierno decidió retrasar el cierre.

Rechazados por los hospitales públicos y sin poder pagar las clínicas privadas, un número creciente de mexicanos está muriendo en casa. Los familiares de los pacientes hacen fila durante horas fuera de las tiendas médicas para comprar oxígeno para sus seres queridos que luchan contra el virus desde sus lechos.

“Leí que los hospitales están desbordados”, dijo Alan Pluma, quien esperaba en una fila que se extendía por una cuadra de la ciudad para comprar dos tanques de oxígeno para sus padres, ambos en casa enfermos con el coronavirus. "¿Qué vamos a hacer si las cosas empeoran?"

Los trabajadores de la salud también están muriendo: más médicos, enfermeras y técnicos han muerto por el coronavirus en México que en cualquier otro lugar del mundo, según un informe reciente de Amnistía Internacional.

“Han tratado deliberadamente de ocultar la emergencia”, dijo Xavier Tello, analista de políticas de salud con sede en la Ciudad de México, repitiendo una creencia que se escucha a menudo entre los expertos en salud pública en México. “Cada día que demoraban la decisión, más personas estaban expuestas”.

Hugo López-Gatell, el subsecretario de Salud que lidera la respuesta nacional al coronavirus, había dicho en una conferencia de prensa que el sistema de semáforos era un "instrumento objetivo" sobre el cual "no puede haber negociaciones".

Pero en su cálculo de principios de diciembre, el gobierno utilizó dos cifras que eran más bajas que las cifras oficiales publicadas en otros lugares, según documentos federales revisados por The New York Times.

En un documento del 4 de diciembre firmado por López-Gatell, que notificó a la señora Sheinbaum sobre el cálculo del riesgo, el gobierno federal afirmó que solo el 45 por ciento de las camas de hospital con ventiladores estaban llenas. Pero antes, López-Gatell publicó un gráfico oficial que indicaba que el 58 por ciento de las camas con ventiladores estaban ocupadas, muy por encima del nivel que debería haber agregado un punto al total de semáforos de la ciudad.

De hecho, una revisión de la base de datos que utiliza el gobierno en el cálculo del riesgo mostró que la ocupación de camas de hospital con ventiladores en la Ciudad de México no había bajado del 50 por ciento desde principios de noviembre.

El documento que López-Gatell le envió a Sheinbaum también afirmó que el 25 por ciento de las pruebas de coronavirus en la ciudad dieron positivo a fines de noviembre. Pero los propios datos oficiales del gobierno federal muestran que más del 35 por ciento de las pruebas tuvieron un resultado positivo durante ese período.

Si, en ambos casos, el gobierno hubiera utilizado las cifras oficiales más altas, el total de puntos de la ciudad habría llegado a 33, provocando una advertencia de luz roja y requiriendo un cierre.

En cambio, los funcionarios del gobierno insistieron en que la ciudad tenía un nivel de riesgo moderado y que no había necesidad de medidas de salud más estrictas.