Nacional

Alertan destrucción de hábitat en La Paz; Puerto de Pichilingue, BCS

Una empresa busca que se le autorice la ampliación del muelle para recibir megacruceros y la edificación de un complejo turístico-portuario, lo que pone en riesgo las zonas protegidas, ubicadas a sólo 2 km, denuncian activistas

Excélsior

Excélsior

domingo, 21 noviembre 2021 | 07:04

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó, a través de la Gaceta Ecológica, que el pasado 11 de noviembre ingresó a trámite y evaluación la solicitud de autorización de Manifestación de Impacto Ambiental, con carácter Regional (MIA-R), para la ampliación del muelle del puerto de Pichilingue, en La Paz, Baja California Sur, que actualmente recibe sólo ferries de carga y pasajeros de Topolobampo y Mazatlán, Sinaloa.

El interesado: Aquamayan Adventure S.A. de C.V., pidió un permiso de 19 meses para la preparación del sitio y la construcción, así como 70 años adicionales para la operación del proyecto, que se ubica a sólo dos kilómetros del Área de Protección de Flora y Fauna Balandra, y que al sur colinda con una de las Islas del Golfo de California, también declaradas como Área Natural Protegida y catalogadas como Bien Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El objetivo de la iniciativa es recibir grandes cruceros turísticos tipo Oasis, que son los más grandes del mundo, con 360 metros de eslora, 220 mil toneladas de peso y capacidad para cinco mil 400 pasajeros en ocupación doble, para lo que se requiere dragar 78 mil 870 metros cúbicos de lecho marino.

El proyecto presentado a la Semarnat contempla construir desde cero un complejo turístico-portuario “para el desarrollo de actividades recreativas, culturales, gastronómicas, deportivas, comerciales y de esparcimiento, en el área que actualmente ocupa la infraestructura de la Administración Portuaria Integral (API), en el puerto de Pichilingue.

"Para ello se requiere efectuar la demolición, desmantelamiento y reubicación, así como la remodelación, de la infraestructura que se encuentra actualmente en operación. La reubicación de dicha infraestructura implica el relleno de ocho mil 623 metros cuadrados con material dragado, preferentemente, del lecho marino frente al predio.

"El dragado se realizaría hasta alcanzar la cota de -11.00 metros, estimándose obtener 78 mil 870 metros cúbicos, de los cuales 55 mil 139 metros cúbicos se utilizarían en la conformación del área a rellenar. Además, se ampliaría el muelle de usos múltiples No. 2 en dos mil 457 metros cuadrados, hacia el frente del área de relleno, para permitir el atraque de cruceros tipo Oasis”, explica la MIA-R.

 

 

Activistas aseguran que en semanas pasadas, alrededor de 10 megacruceros permanecieron fondeados en la Bahía de La Paz, lo que dejó afectaciones en el agua. Fotos: Especial/Gráficos: Horacio Sierra

 

REACCIÓN

El colectivo Mar Libre, conformado por ciudadanos preocupados por la intención de construir un puerto para megacruceros en La Paz, lanzaron una petición a través de la plataforma Change.org, para que el gobierno de México y la Administración Portuaria Integral de Baja California Sur, digan “no” al proyecto en un hábitat sensible, donde hay diferentes especies de delfines, ballenas, lobos marinos, tortugas, tiburones, aves y el pez más grande del mundo, el tiburón ballena.

"En semanas pasadas, alrededor de 10 megacruceros permanecieron fondeados en la Bahía de La Paz. En poco tiempo empezaron a generar contaminación del agua, evidenciada por grandes manchas de aceite o derivados del petróleo flotando en la superficie marina”. 

Asimismo, el Colectivo Académicos Sudcalifornianos (CAS) y el Centro de Energía Renovable y Calidad Ambiental (CERCA) denunciaron que existen evidencias de que a partir de la llegada de estos grandes buques, se incrementó la concentración de sustancias contaminantes en el mar, como dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y material particulado”, alertaron.

Hasta el momento, cerca de 900 personas firmaron la petición que se puede consultar en la página electrónica: chng.it/FgB7d7tm

 

 

 

AMPARO

El Centro para la Diversidad Biológica presentó ante el Poder Judicial de la Federación una solicitud de juicio de amparo contra la ampliación del muelle del puerto de Pichilingue.

En sus argumentos, Alejandro Olivera, representante en México de la organización ambientalista, pidió la suspensión del trámite y evaluación de la Manifestación de Impacto Ambiental Regional del proyecto en cuestión, debido a que viola el Acuerdo de Escazú, por omisiones en la información y falta de anexos en el expediente público dado a conocer por la Semarnat.

Asegura que los habitantes de la Paz no cuentan con los datos mínimos indispensables como prevé el artículo 7 del Acuerdo de Escazú, para solicitar una consulta pública, a pesar de que ya está corriendo el plazo que tienen de 10 días.

Por tal motivo, pidió la suspensión definitiva, “toda vez que no existe un recurso ordinario o medio de defensa para hacer valer estas violaciones a mis derechos humanos a la transparencia, acceso a la información pública, la participación ciudadana y al medio ambiente sano, así como las garantías de legalidad y certeza jurídica, ante la autoridad responsable”.