Nacional

AMLO fue víctima de una trampa en caso Cienfuegos: Anabel Hernández

Anabel señaló que "alguien lo encerró (a AMLO) en una sola opción, como un ultimátum"

Agencias

jueves, 19 noviembre 2020 | 20:44

Ciudad de México.- La periodista Anabel Hernández dijo que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha sido víctima de una trampa por el caso Salvador Cienfuegos, a quien recientemente Estados Unidos le quitó los cargos de narcotráfico y lo envió a nuestro país.

"Una hipótesis es que el presidente pudo haber sido chantajeado, presionado. Que nos diga quién los presiona y lo chantajea", comentó la escritora en el programa de YouTube de Julio Hernández, columnista de La Jornada.

Agregó:

"Tal vez todos los millones de votos que tuvo AMLO le puedan servir para que actúe como un presidente que está a favor de la justicia y no de la impunidad. Por otro lado, evidentemente, hablamos de una cadena de hechos que nos deben llamar a la reflexión, me parece que el presidente ha sido víctima de una trampa, si a mí me preguntas, prefiero pensar eso".

Anabel señaló que "alguien lo encerró (a AMLO) en una sola opción, como un ultimátum".

"Cuándo él vea lo que hizo, reflexione, vea la espiral de consecuencias de lo que hizo, se dará cuenta de que quien se lo aconsejó, no es su amigo y lo metió en una trampa", afirmó.

México defiende su "dignidad" y estará "a la altura" en el caso Cienfuegos

La investigación que la Fiscalía de México está llevando a cabo al exsecretario de Defensa Salvador Cienfuegos, recién trasladado de Estados Unidos, está "a la altura del prestigio de México y de la dignidad" del país, aseguró este jueves el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

"Hay confianza tanto en los Estados Unidos como en México de que la investigación correspondiente será una investigación con los más altos estándares de efectividad y de honestidad", aseveró Ebrard en la conferencia matutina desde Palacio Nacional.

Salvador Cienfuegos, secretario de Defensa en el mandato de Enrique Peña Nieto (2012-2018), llegó a México este miércoles por la tarde después de que se le desestimaran los cargos en Estados Unidos a petición de México, donde supuestamente habría cometido delitos de narcotráfico y lavado de activos.

El general no fue detenido a su llegada al país, sino que se le informó de que la Fiscalía General de la República (FGR) está llevando a cabo una investigación contra él, con las pruebas aportadas por Estados Unidos.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores destacó que la decisión de la jueza estadounidense al desestimar los cargos "respalda a la FGR y al poder judicial de México", algo que "no tiene precedente".

"No tenemos la menor duda que la FGR llevará a cabo, a cargo del doctor (Alejandro) Gertz Manero, una investigación a la altura del prestigio de México y de la dignidad de nuestro país", enfatizó.

Ebrard reiteró que "la posición de México es defender su dignidad y de sus instituciones y de nuestras Fuerzas Armadas", pero sin permitir la impunidad "de ningún modo".

"Que quienes resulten responsables en su caso de acuerdo a nuestras leyes, sean procesados, juzgados y en su caso sentenciados en México, por México, y no en otros países", afirmó en un mensaje a Estados Unidos, que no avisó a México de la detención de Cienfuegos en suelo estadounidense.

Para el canciller, la base de la cooperación internacional es que "si hay alguna investigación indagatoria, indicio, de corrupción, de colusión, con la delincuencia, que se le haga de conocimiento a la autoridad mexicana, que México sabrá aplicar la ley".

Asimismo, el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, manifestó que corresponde al poder judicial mexicano definir si Cienfuegos es culpable o no, sin que haya impunidad pero sin que tampoco "se fabriquen delitos".

"No porque se trata de agencias o instancias judiciales de otros países ya ellos son los poseedores de la rectitud y de la justicia", indicó sobre los cargos que Estados Unidos imputaba al exsecretario de Defensa.

Además, rechazó que se amenazar a la DEA con no actuar de nuevo en México e incluso expulsar a sus agentes, tal y como han indicado medios estadounidenses: "No amenazamos a nadie, lo único que hicimos fue, por la vía diplomática, expresar nuestra inconformidad y nos entendieron muy bien”.

Fuente: www.elimparcial.com