Nacional

'Aquí aún huele a hule quemado'

Tras los bloqueos de criminales luego de la captura de Ovidio Guzmán, habitantes de Culiacán dijeron que la ciudad huele a hule quemado

Agencia Reforma
Agencia Reforma
Agencia Reforma
Agencia Reforma

Agencia Reforma

sábado, 07 enero 2023 | 06:50

Culiacán.- Un día después de la narcoviolencia que paralizó Sinaloa, tras la captura de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán Loera, 'El Chapo', en Culiacán aún huele a hule quemado. 

En las avenidas ya no hay columnas de humo, pero permanece el tufo de las cerca de 250 unidades que fueron robadas y quemadas por hombres armados.

Las calles amanecieron vacías, sin gente, sin automóviles, sin comercio. Algunas zonas sin luz.

Alrededor de las 6:30 horas, el secretario estatal de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo, anunció que durante la madrugada ya no se reportaron incidentes de violencia.

"Consideramos que ya se puede volver a las actividades normales", dijo el funcionario en entrevista.

El Gobernador de Sinaloa, Rubén Rocha, aseguró que ya había condiciones para que la gente pudiera salir "hasta para comprar pañales".

"Ya se garantizan las condiciones en materia de seguridad, vamos a estar pendientes (pero) ya pueden (los ciudadanos) vivir en condiciones normales.

Ayer fue un día especial y estoy seguro que ya podemos relajarnos un poco, hacer las actividades prioritarias con la prudencia que estimen necesarias, ya pueden salir al supermercado, ya pueden comprar los pañales", externó.

Sin embargo, a esa hora en las calles no había gente ni vehículos transitando.

Más tarde, elementos de la Secretaría de Seguridad comenzaron un operativo de levantamiento de los vehículos que fueron incendiados durante la jornada criminal.

"Son más de 3 mil elementos del Ejército que están llegando a la entidad a resguardar la seguridad, es un despliegue operativo en toda la entidad", explicó Castañeda Camarillo.

En algunos de esos puntos se vio salir a algunos vecinos que observaban las calles como si hubieran permanecido encerrados por mucho tiempo.

Algunos aprovecharon para pasear a sus mascotas y otros salieron a buscar pan, leche o medicinas. La mayoría iban solos. No había familias, ni niños.

Los tres aeropuertos de Sinaloa y la Central de Autobuses de Culiacán amanecieron cerrados, así como supermercados y tiendas de autoservicio. Más tarde, sólo los aeropuertos reanudaron labores y algunas farmacias.

Los comercios perdieron alrededor de 900 millones de pesos entre saqueos y la falta de ventas, según informó Óscar Sánchez Beltrán, presidente de la Unión de Locatarios del Centro de Culiacán.

Explicó que alrededor de 248 empleados renunciaron a sus trabajos por temor y cientos más no asistieron ayer por miedo, porque sus familiares se los impidieron o por falta de transporte público.

Cuestionado sobre el temor de trabajadores, choferes y médicos que no se presentaron a laborar, Rocha confió en que poco a poco se irán restableciendo los servicios.

El Mandatario ofreció apoyos para quienes sufrieron el incendio de sus vehículos, en el caso de que no cuenten con seguro.

También pidió a la gente que se encuentre herida o enferma que se comunique con las autoridades para que sea trasladada de manera segura en ambulancias del estado.

"Les pido a los trabajadores, empleadores, que se tranquilicen un poco, hay que darle vida al estado, no ocurrió un hecho de guerra", señaló.

"Ya pasó, hay que trabajar (...) les puedo garantizar que va a haber seguridad para que realicen sus actividades", dijo.

La mayoría de la población prefirió no salir. Hasta la noche, en algunos puntos la circulación seguía interrumpida por vehículos reducidos a cenizas.