Nacional

'Aquí vivimos de milagro'

Una comunidad entera en el abandono gubernamental

Érika Hernández / Reforma

viernes, 09 septiembre 2022 | 20:44

Santa María, Durango.- En esta comunidad enclavada en la sierra de Durango impera el enojo de los indígenas tepehuanos por el abandono gubernamental.

"Aquí si vivimos, vivimos de milagro, porque no hay ninguna fuente de empleo ni entrada de dinero. Los recursos que nos tocan se lo chingan los mestizos", afirma molesto el líder indígena, Perfecto Ciriano.

Por ello, los dirigentes que representan a 12 comunidades y 80 poblados demandan al Presidente Andrés Manuel López Obrador apoyarlos ante el Congreso estatal para conformarse como el municipio 40 de Durango, y separarse de El Mezquital, confiando en que tendrán su propio presupuesto para atender las necesidades de sus pueblos.

"Acá somos como 30 mil, los mestizos (quienes viven en la cabecera municipal de El Mezquital) únicamente representan el 10 por ciento, nosotros el 90 y aquí no invierten en nada", dice Ciriano en entrevista.

Pacientes, dos hombres sujetan una enorme manta en la entrada por donde llegará López Obrador, y demandan hacer una auditoría al Alcalde priista José Osvaldo Santillán, pues no ha invertido en la localidad.

"El municipio más pobre del norte del País, con la mayor corrupción en complicidad con las autoridades estatales, le solicitamos su apoyo e intervención para que se realice una auditoría a los recursos federales", dice la pancarta.

Los lugareños coinciden en sus demandas, por ello ovacionan a sus dirigentes cuando, minutos más tarde, las exponen al Mandatario, quien batalla para suspender sus intervenciones, pues solo estaban autorizados tres, pero terminan hablando seis.

"Al igual que usted, venimos de lejos. Hicimos 15 horas de camino para llegar aquí", argumenta el líder de la comunidad San Francisco de Lajas, Pueblo Nuevo, que busca ser parte del municipio 40.

La lista de exigencias para hacer frente al abandono es larga: más inversión en proyectos productivos, pues únicamente se logró incorporar a 4 mil 850 familias al programa Sembrando Vida y la mayoría vive de la siembra de maíz y calabaza, y de trabajos temporales en Zacatecas o Durango.

Necesitan un hospital de tercer nivel, porque únicamente hay pequeñas clínicas, pero sin médicos ni medicinas.

Para atender casos de urgencia, los lugareños deben viajar hasta ocho horas a Durango, por caminos de terracería o con deslaves.

Piden también una universidad para la región, para que se gradúen "médicos y licenciados", y también se impartan maestrías y doctorados.

Demandan que se respeten sus zonas sagradas, que se reincorporen a su territorio 35 mil hectáreas que, aseguran, les fueron robadas por terratenientes de Zacatecas, y otras 38 mil por pequeños propietarios de Durango.

Reclaman energía eléctrica, agua potable, construcción de infraestructura carretera e incluso una gasolinería, pues aquí es normal ver en las casas avisos de "se vende gasolina a 21 pesos".

Convoyes de sicarios

Para llegar a Santa María es necesario recorrer 200 kilómetros de una carretera con deslaves y derrumbes en todo su trayecto, prácticamente desolado.

El Presidente y su comitiva llegaron en helicópteros de Secretaría de la Defensa Nacional, con el argumento de que quería visitar -entre ayer y hoy sábado- más comunidades de la sierra en la que se convergen pueblos de Zacatecas, Nayarit y Jalisco, aunque para los lugareños el transporte aéreo fue por la presencia del crimen organizado.

En su larga lista de peticiones, los líderes demandaron la instalación de tres cuarteles de Guardia Nacional, pues afirman que frecuente ver llegar a sus comunidades convoyes de "sicarios" armados.

"No nos dejan andar libremente por nuestra propia tierra. Le solicitamos de la manera más atenta construir cuarteles de la Guardia Nacional, en apego y respeto a nuestra forma de Gobierno", pidió el comisario Juan Carlos Aguilar.

Plantearon incluso ubicar los cuarteles de la GN en Huazamota y en Campamento Canoas, Municipio de El Mezquital, y en San Bernardino, en Pueblo Nuevo.  

Estas propuestas y otra veintena más quedaron signadas en un documento "Plan de Justicia para el pueblo O'dam", firmado por el Presidente, quien se comprometió a revisarlo y regresar el 9 febrero de 2023 para hacer una evaluación de lo cumplido.

"Entonces, les propongo que nos dejen un tiempo, que nos den la oportunidad de revisar todas las peticiones, empezar a trabajar y venir a rendir las cuentas de lo que hemos avanzado", promete López Obrador.