Nacional

Aseguran reparar Línea 12 tras sismo

STC realizó en 2017 trabajos en L-12 para reparar daños causados por sismo del 19S y revisó 266 columnas, según oficio del Gobierno de CDMX

Reforma

Reforma

domingo, 09 mayo 2021 | 06:29

Ciudad de México.- El Sistema de Transporte Colectivo Metro (SCT) realizó en 2017 trabajos en la Línea 12 para reparar los daños que provocó el sismo del 19 de septiembre de ese año.

Además, revisó las 266 columnas que sostienen el viaducto elevado y no halló daños en ninguna de ellas.

Según un oficio que en febrero de 2018 remitió el Gobierno capitalino al Senado, los daños más graves se registraron en la columna 69, que presentó agrietamiento en la base y desprendimiento de recubrimiento, así como en un cabezal de apoyo que perdió el confinamiento de los topes sísmicos.

El pasado lunes, a más de tres años del sismo, en el tramo Olivos-Tezonco, a cerca de un kilómetro de la columna 69, se venció una trabe al momento en que pasaba el tren, provocando la muerte de 26 personas y dejando a decenas heridas.

Los daños provocados por el movimiento telúrico de magnitud 7.1 ocurrieron en los tramos Nopalera-Olivos, en el caso de la columna, y Zapotitlán-Nopalera, en el caso del cabezal.

El oficio fue enviado al Senado el 28 de febrero de 2018 en respuesta a un punto de acuerdo que aprobó el Pleno para que el Gobierno de la CDMX informara sobre los daños registrados en la Capital y en particular en la Línea 12.

En él se detallan los trabajos que llevó a cabo la Subdirección General de Mantenimiento en colaboración con empresas privadas para reparar los daños detectados.

Como medida emergente, para poder mover los trenes que quedaron varados tras el sismo, se apuntalaron las trabes en la zona dañada con una estructura de acero compuesta por tubería redonda de 10 pulgadas de diámetro.

Después, ya con la vía libre, en el caso de la columna 69, el proceso de rehabilitación consistió en el retiro del recubrimiento, en una altura aproximada de 4.50 metros, donde se aplicaron resinas epóxicas para recuperar las propiedades mecánicas del concreto.

"Posteriormente se colocó un encamisado con 150 varillas de una y media pulgadas, cubiertas con concreto de 500 kg/cm2 de resistencia, con lo que se incrementa su capacidad de carga. Una vez que el concreto tuvo un bajo contenido de humedad, se cubrió con fibra de carbono", se detalló.