Nacional

Buscan repatriar la memoria; Memórica estrena exposición

A partir de una versión digital de la exposición de “La grandeza de México”, se revalora la lucha por la recuperación del patrimonio saqueado

Agencias

Excélsior

sábado, 08 enero 2022 | 06:30

Ciudad de México.- Una urna maya que exhibe la efigie del dios Jaguar del Inframundo, que data de los años 900 al 1600 de nuestra era y procede de la Cueva Laguna Sival, de Ocosingo, Chiapas, puede ser hoy admirada por el público mexicano gracias a que fue repatriada desde Albion College, Michigan (EU), debido a una entrega voluntaria.

Pero, ¿cuál es la historia detrás de esta cerámica?, ¿qué caminos recorrió, cómo fue extraída del país, qué afectó su ausencia y qué contexto se recupera al regresarla? Esto se puede cuestionar sobre centenares de estelas, figuras antropomorfas, hachas, monedas, exvotos, vasijas de barro o metal, utensilios, joyas, esculturas y otros artefactos mesoamericanos y virreinales.

De 2019 a la fecha se han podido restituir y repatriar a México más de cinco mil piezas arqueológicas e históricas desde diversos países, afirma en entrevista con Excélsior el curador Humberto Medina.

Una selección de 677 de estas obras, 675 de la época prehispánica y dos de la colonial, se exhiben actualmente en la exposición La grandeza de México en el Salón Iberoamericano del edificio sede de la SEP, ubicado en el Centro Histórico, agrega.

Cada uno de estos artefactos tiene una historia detrás y es lo que queremos contar, un proceso que se conoce poco”, destaca el arqueólogo que diseñó la versión digital de esta muestra, con cerca de 50 ejemplos en fotografías, que presentará el repositorio Memórica (https://memoricamexico.gob.mx) a partir del 20 de enero.

"Cuando una pieza es sustraída, se pierde la posibilidad de reconstruir la memoria de una nación. Por eso es importante dar a conocer cómo funciona la maquinaria institucional del Estado mexicano, qué engranaje tienen las dependencias para la restitución de bienes. Es como repatriar la memoria”, dice.

En años recientes, ha habido un incremento significativo en la localización y gestión para recuperar objetos paleontológicos, arqueológicos, históricos y etnográficos de gran valor documental, estético e identitario. Por eso quisimos echar luz a estos procesos y presentarlos de una forma accesible”, agrega.

Señala que la exposición de la SEP, a la que invitan a los cibernautas a visitar, reúne objetos devueltos al país gracias a la labor de los consulados de México en Dallas, Los Ángeles, Detroit, El Paso, Miami y la Sociedad Histórica de Arizona, en Estados Unidos; además de obras recuperadas por las embajadas del país en Francia, los Países Bajos e Italia.

Detalla que la muestra virtual está dividida en siete salas: “Historia de la defensa jurídica del patrimonio arqueológico”, “Saqueo y tráfico”, “Restitución y repatriación”, “Marcos doméstico e internacional para la protección de bienes”, “La Secretaría de Relaciones Exteriores”, “El Instituto Nacional de Antropología e Historia” y “Ejemplos de piezas repatriadas”.

Añade que “son fundamentales los esfuerzos para que se lleve a cabo la repatriación de las obras, ver cómo se aplica la legislación nacional e internacional, el trabajo de las instituciones y, una vez reintegradas, la importancia de la investigación para recuperar los contextos”.

 

 

Destaca que la primera legislación en la materia en México es la Ley para las Aduanas Marítimas y de Fronteras, promulgada el 16 de noviembre de 1827, que prohibía bajo pena de decomiso, la exportación de monumentos y antigüedades mexicanas.

Indica que México ha desarrollado marcos jurídicos extensos y robustos en materia de protección de bienes culturales de carácter patrimonial. “Después de la Independencia, con Juárez, Maximiliano, la República restaurada, el Porfiriato y hasta la que nos rige, la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, del 6 de mayo de 1972.

"Sin olvidar que es vital la colaboración internacional. Y creemos que viendo estos resultados en una muestra se revalora más esta lucha”, concluye.