Nacional

Buscarán fármacos sin ayuda de la ONU

El Insabi planea una compra masiva de medicamentos y material de curación para 2022, en la que aparentemente no participará la UNOPS

Reforma

Víctor Fuentes/Reforma

martes, 09 noviembre 2021 | 09:07

Ciudad de México.- El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) planea una compra masiva de medicamentos y material de curación para 2022, en la que aparentemente no participará la Oficina de Servicios para Proyectos de Naciones Unidas (UNOPS). 

El Insabi cerró el 19 y 20 de octubre sendas investigaciones de mercado vía Compranet para recibir cotizaciones de hasta 853 millones de piezas de 885 claves de medicamentos, así como un máximo de 618 millones de unidades para 406 claves de materiales de curación.

Estas compras serán para surtir al IMSS, ISSSTE, Secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, hospitales regionales de alta especialidad e institutos nacionales de salud, así como del propio Insabi, que ahora ya controla múltiples hospitales que antes eran administrados por los Gobiernos estatales.

Las investigaciones de mercado fueron previas a las convocatorias para licitación, invitación restringida o adjudicación directa, que aún no han sido publicadas.

El Insabi no aclaró dudas de las farmacéuticas en temas como las fechas en las que se firmarían los nuevos contratos.

Los documentos sí incluyeron un desglose de necesidades por dependencias --casi el 69 por ciento de los medicamentos serían para el IMSS--, y el listado de 173 inmuebles de todo el país donde se tendrían que entregar los insumos, un tema que ha sido problemático para el gobierno y ha contribuido al desabasto en los últimos dos años.

Las compras consolidadas para 2021, y en teoría las que seguirán hasta 2024 y por un monto global de hasta 6 mil millones de dólares, fueron encargadas a la UNOPS, con la idea de buscar precios más bajos de proveedores extranjeros.

Esta agencia de Naciones Unidas no utiliza el sistema Compranet, y por una reforma de 2020, está exenta de la aplicación de la Ley de Adquisiciones del Sector Público. El pasado 5 de octubre, seis de los 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia sostuvieron que esta reforma es inconstitucional, pero esa mayoría fue insuficiente para anularla.

La compra consolidada para 2021 estuvo plagada de problemas. Los primeros contratos vía UNOPS fueron asignados hasta mayo, la gran mayoría fueron con empresas nacionales.

Las dependencias tuvieron que arreglárselas por su cuenta para garantizar su abasto entre enero y junio, y el Insabi tuvo que hacer adjudicaciones directas por 31 mil 547 millones de pesos para conseguir 990 claves que no asignó la UNOPS.

En 2020, antes del pacto con UNOPS, las compras consolidadas fueron controladas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que también hizo adjudicaciones directas por más de 35 mil millones de pesos.