Nacional

Caen 96 polleros; sentencian a... ¡0!

De enero a junio de 2021 se registró en NL cifra histórica de 5 mil 361 migrantes detenidos, pero los traficantes de personas quedan libres

Reforma
Reforma

Reforma

lunes, 13 septiembre 2021 | 09:20

Monterrey.- Nuevo León se ha convertido en un muro de contención de migrantes, pero no de traficantes.

De enero a junio del 2021 se registró la cifra histórica en el Estado de 5 mil 361 migrantes detenidos.

Esta cifra es la más alta para un semestre en los 19 años de registros oficiales, por lo que se anticipa que este año superará a los 6 mil 827 detenidos del 2019, año de las caravanas migrantes.

Pero así como autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) y autoridades estatales y federales frenan el paso de migrantes, no lo logran hacer con los traficantes o "polleros".

En lo que va del 2021 han detenido a 96 traficantes, pero a ninguno se le ha abierto carpeta de investigación, ni dictado sentencia, según cifras proporcionadas por la Fiscalía General de la República.

En el 2019, cuando miles de centroamericanos atravesaron el País en caravanas, y en el Estado hubo casi 7 mil retenciones de migrantes, 150 traficantes fueron detenidos por autoridades federales, pero sólo cuatro -un 2.6 por ciento- tuvo una sentencia condenatoria.

En el 2020 la migración y detenciones descendieron producto de la pandemia por Covid-19.

¿Por qué no se está judicializando el tráfico de personas?

Para Alondra Almaraz, coordinadora del área de asistencia legal de Casa Monarca, para que se configure este delito el Ministerio Público tiene que demostrar que existe un pago, que existe el traslado de personas a sabiendas de que evaden un control migratorio.

"Pero reunir estos elementos derivado de las declaraciones de las propias personas migrantes es muy complicado", dijo.

"Es muy común que la persona migrante en Nuevo León ya no reconozca a quién le pagó para cruzar la frontera".

Otro factor es que los traficantes dan tres oportunidades para cruzar a Estados Unidos, lo que termina por blindarlos de ser denunciados por los afectados. Además, algunos amenazan a los migrantes y a sus familias.

Es decir, un "pollero" que atraviesa Nuevo León trasladando a migrantes, incluidos menores y familias enteras, sale impune. Los mismos traficantes lo saben.

La impunidad los protege y lo aceptan, como Julio, un taxista de 35 años que fue contratado por traficantes para mover migrantes desde puntos como la Central de Autobuses o la Carretera a Saltillo hasta minicasitas en Apodaca y Pesquería, donde esperaban la siguiente fase de su travesía.

Dejó de hacerlo, dijo, por el control de las mafias de traficantes.

"Me querían llevar los federales, pero me hicieron un favor, y se pudo arreglar", platicó sobre el día que estuvo a punto de ser detenido.

Por cada migrante que movía ganaba entre 200 y 250 pesos. En un solo día llegó a mover hasta 20 personas, narró.

"Se dio la oportunidad y, pues, uno anda sobre el dinero", explicó.

"De repente había veces que metíamos, movíamos, de 15 a 20 personas. A veces nada más movíamos unos cinco o seis. (Metían) a unos 30 o 40 (migrantes por casa). Las casas son pequeñas, son Infonavit".

¿Por qué no llevarlos directo a la frontera?, se le preguntó.

"Creo que hay retenes cruzando el Estado y había que pagar cierta cantidad (moche)", refirió.

En el último año, el INM y autoridades estatales y federales han encontrado 721 migrantes en 13 casas de interés social, algunas de no más de 50 metros cuadrados, en municipios como Apodaca y Pesquería.

El 31 de agosto encontraron a más de 327 migrantes en una bodega en Cadereyta.

Otro punto donde el INM ha hecho redadas ha sido en hoteles del Centro de Monterrey, donde en una sola noche encontraron a 135 migrantes.

Al ser retenidos, los migrantes optan por aceptar volver a su país o pedir la condición de refugio.

Pese a todo, muchos vuelven a intentar la odisea, a emprender el trayecto, intentan de nuevo atravesar México y posiblemente son detenidos una vez más.

Nuevo León es la puerta giratoria por la que pasarán una y otra vez.