Nacional

Claman por rescatar los fideicomisos; beneficiarios viven incertidumbre

Damnificados por la desaparición de fondos defienden los instrumentos destinados al impulso de la ciencia, búsqueda de desaparecidos, protección de víctimas...

Excelsior

Excélsior

lunes, 12 octubre 2020 | 05:58

Ciudad de México.- La extinción de los fideicomisos no es solamente un decreto legislativo, tiene rostro y voces que exigen que los recursos para la ciencia, tecnología, creación artística, protección de víctimas, agricultura, pesca, entre otros fines, se mantengan.

Las comunidades en pobreza también resentirán los efectos de la desaparición de estos instrumentos financieros. Por ejemplo, comunidades costeras de la Península de Yucatán que no obtienen recursos suficientes de la pesca y que reciben dinero del Fondo para el Cambio Climático —que está en la lista de los que se eliminarán— ahora están en vilo.

Para especialistas consultados, el fin de los fideicomisos no tendrá el impacto deseado, pues, aunque la decisión busca acabar con la opacidad de estos mecanismos, prevén lo contrario.

Académicos y expertos de instituciones como el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) aseguran que la extinción de los 109 fideicomisos representará mayor opacidad, ya que, ante la falta de normas, los recursos ahora podrían utilizarse con discrecionalidad.

Para los directamente afectados, la eliminación de los fideicomisos significa no sólo pérdida de recursos, sino, también, de oportunidades, retrocesos en luchas de años, así como detrimento en su independencia económica y creativa.

Recorte agranda la pobreza

El fin de los 109 fondos tiene rostro de pobreza, opacidad, freno a la ciencia y tecnología, mayores riesgos ambientales y cancelación de búsquedas de víctimas, según los propios afectados, quienes insistieron en que se mantengan y no se dé marcha atrás a decenas de actividades que dependen de ellos. Su extinción representa un reto para quienes necesitan recursos fundamentales para su labor en las aulas, en los refugios, laboratorios, talleres o en la calle buscando a sus seres queridos o apoyando a víctimas del crimen.

El CIDE se vacía por la falta de recursos

Desde el año pasado son varios los profesores del Centro de Investigación y Docencia Económicas los que han abandonado a la institución.

Desde el inicio de este sexenio, cuando los recortes comenzaron a llegar a las instituciones académicas, como en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), se dio de baja 15% de la plantilla de los Profesores Investigadores Titulares (PIT). De los 120 que había, 18 profesores se fueron de la institución.

“El número del personal académico disminuyó significativamente en 2019 en comparación con otros años. Durante el periodo 2019 se dieron de baja 18 profesores investigadores titulares (PIT). La mayoría de este personal académico, ante la incertidumbre generada por las nuevas disposiciones generales en materia de remuneraciones y la pérdida de competitividad salarial, buscó otros horizontes de crecimiento profesional.

“Esta situación fue expuesta ante al Comité Externo de Evaluación del CIDE, que se reunió los días 25 y 26 de febrero de 2019”, se lee en el informe Evaluación de las Actividades Sustantivas Desarrolladas en el periodo enero-diciembre 2019.

“Hubo un conjunto de profesores que se fueron a principios del sexenio, algunos a Estados Unidos, otros a instituciones privadas, pues yo digo qué mal que esos buenos perfiles, que sirven para educar a futuras generaciones, que sirven para hacer ciertas investigaciones con un enfoque más público, de interés nacional, pues se tengan que ir a otros lugares, porque pues las instituciones públicas, como el CIDE, están muy limitadas”, dijo a Excélsior Pablo de los Cobos, investigador del CIDE, quien su sueldo e investigaciones dependen del fideicomiso.

De acuerdo con el CIDE, 98% de los PIT tienen estudios de doctorado.

Entre los estímulos que comenzaron a desaparecer, por ejemplo, estuvo el apoyo para los estudiantes de maestría durante su propedéutico de 10 semanas.

La última generación que recibió este apoyo fue precisamente la Pablo de los Cobos, 2018-2020.

En 2018, Pablo llegó de León, Guanajuato, a la Ciudad de México para estudiar la maestría en Administración y Políticas.

“La beca del Conacyt es fundamental para quienes estamos en la maestría del CIDE, porque, de entrada, son programas que le llaman de educación exclusiva, en la que todo el tiempo estamos estudiando. Ni siquiera hay tiempo de estar con algún trabajo, y a menos que alguien pueda vivir dos años con ahorros o con alguna otra fuente de ingresos, pues prácticamente nadie podría estar estudiando ahí.

Deforestan fondo para restaurar manglares

Los mangles no sólo sirven para combatir el calentamiento global, también para aminorar el efecto de los huracanes.

El fondo para el cambio climático, que forma parte del paquete de 109 fideicomisos que extinguió la mayoría en la Cámara de Diputados el jueves pasado y que ahora será discutido en el Senado, tiene el rostro de comunidades costeras en pobreza y pobreza extrema de la Península de Yucatán, que no obtienen recursos suficientes de la pesca.

Uno de los ocho proyectos aprobados a finales de 2019 por el Comité Técnico Interinstitucional encabezado por la Semarnat, que podría quedar en el olvido, sin presupuesto, contempla la restauración y beneficio para cinco mil hectáreas de mangle en cuatro áreas naturales protegidas: Celestúm, Yum Balam, Nichupté y Sian Ka’an.

La iniciativa, que cumplió con todos los requisitos incluidos en la convocatoria y que sorteó un sin fin de trabas burocráticas plantea invertir 70% de su financiamiento en empleo temporal para 120 habitantes de localidades de escasos recursos en un periodo de dos años.

Jorge Herrera Silveira, académico del Departamento de Recursos del Mar del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN campus Mérida, explicó que el objetivo de la propuesta es reforestar áreas dañadas de manglar, como medida de mitigación para combatir el calentamiento global.

Afecta varios puntos

“No es dinero que se les da nada más a las personas por inscribirse en algún lugar, es un recurso para una actividad que les va a beneficiar, porque se van a preparar para poder ser más resilientes”.

El biólogo con doctorado en ecología detalló que, de esta forma, se puede reducir la vulnerabilidad de las comunidades, por ejemplo, ante el embate de huracanes cada vez más frecuentes y potentes como los ocurridos en días pasados en la región.

“Este año particularmente se puede ver que la temperatura del Atlántico fue tan alta que nos acabamos los nombres latinos y pasamos al alfabeto griego para nombrar a los huracanes, son las consecuencias de los efectos del cambio climático”, advirtió.

Protegen vidas y la infraestructura

Jorge Herrera Silveira destacó que estaban muy entusiasmados con el proyecto, porque atiende tres componentes principales: mitigación de los efectos del calentamiento global, adaptación de las comunidades con soluciones basadas en naturaleza y reducción de la vulnerabilidad para que no se pierdan vidas humanas y para que la infraestructura no sufra daños y se pueda continuar con la vida normal.

Agregó que, a través de estas iniciativas de restauración de manglar, que recuperan los servicios ambientales que brindan los ecosistemas, las comunidades que resienten en sus bolsillos la disminución de la pesca pueden acceder a nuevas actividades productivas para salir adelante, como el ecoturismo, la apicultura o el manejo forestal sustentable.

El Proyecto de Conservación y Restauración de Humedales Costeros para el Bienestar de las Comunidades de la Península de Yucatán del Cinvestav Mérida, tenía asignado un presupuesto de alrededor de 5 millones de pesos.

Los recursos se pensaban dividir de la siguiente manera: 70% para el pago de empleo temporal y 30% restante para la realización de talleres de capacitación y kits de trabajo, así como monitoreo de los resultados, que en años anteriores tuvo una efectividad de 100 por ciento.

Descalabro al ambiente

Los otros proyectos que se verán afectados por la eliminación del Fondo de Cambio Climático por parte de la Cámara de Diputados son:

  • Conectividad y Cuencas: El Complejo Marismas Nacionales Sinaloa-Nayarit.
  • Manejo Integrado del Territorio orientado a la Conectividad entre las Áreas Naturales Protegidas Mariposa Monarca y Nevado de Toluca.
  • Fortalecimiento de Ecosistema Costero en el Corredor Noreste de la Península de Yucatán (Ciénegas y Manglares de la costa norte de Yucatán).
  • Paisajes y Comunidades Prósperas y Resilientes en la Cuenca del Tablón-El Granero de Chiapas.
  • Restauración Agroecológica de Paisajes Ganaderos, Conectividad con los Ecosistemas, Mitigación y Adaptación al Cambio Climático en Comunidades Mayas de la Península de Yucatán.
  • Estrategia de Fortalecimiento de la Resistencia del Sistema Socioambiental de 4 Regiones de la Sierra de Juárez.
  • Fortalecimiento de las Capacidades Comerciales y Organizativas para el Cultivo de Especies Agrícolas Nativas en el complejo de la Reserva de la Biosfera de Pantanos de Centla y Área de Protección de Flora y Fauna Laguna de Términos.