Nacional

Coppola aceptaría reunión con criminales

Visita Aguililla, tierra asolada por la delincuencia. El nuncio apostólico señala que el encuentro no sería para negociar, sino para motivarlos a dejar de delinquir

Agencias

Excélsior

sábado, 24 abril 2021 | 07:07

Aguililla, Mich.- En una camioneta de doble cabina, con los cristales abajo y guiado por el obispo de Apatzingán, Franco Coppola, nuncio apostólico en México, recorrió los 80 kilómetros de la carretera Apatzingán- Aguililla, sin contratiempos.

La misma vía que durante meses ha estado al acecho de civiles armados, ayer fue transitada por el representante del papa Francisco. A su paso, el diplomático encontró manifestaciones de apoyo y clamor por la paz en esta región, donde se unen la Tierra Caliente y la sierra michoacana.

El jerarca católico fue recibido al mediodía en Aguililla por decenas de personas vestidas de blanco. Monseñor Coppola caminó más de un kilómetro entre aplausos y un mariachi que entonaba música popular mexicana.

A las 12 horas, Coppola marchó junto con un enorme Cristo, llegó hasta el auditorio municipal habilitado esta vez como templo católico. Ahí, con el obispo de Apatzingán, Cristóbal Ascencio García, celebró la misa por La Paz.

En rueda de prensa, el nuncio Coppola fue cuestionado respecto de una eventual reunión con integrantes del crimen organizado, lo cual aceptó como una posibilidad porque, según él, se trata no de personas malas, sino de personas que hacen mal, a veces, sin estar conscientes de ello.

Jesús en la cruz dijo una palabra, junto a sus discípulos y junto a su mamá, que tiene un recuerdo todavía por los que lo han crucificado, que dice al Padre: ‘Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen’”. Abundó sobre el tema y expresó que quienes hacen el mal también tienen corazón, tienen algo bueno, “son imagen de Dios, muy tachada, muy desfigurada, pero son hermanos e hijos de Dios”, puntualizó.

Por su parte, Cristóbal reforzó la postura de la Iglesia sobre su posibilidad de reunirse con criminales, como quienes mantienen asolado a Aguililla, no para negociar sobre el mal que hacen o el bien que deben hacer, “eso no se negocia”, expresó, “el mal hay que evitarlo, pero si estoy dispuesto a escucharles y a ofrecerles lo mejor que tenemos: el perdón de Jesucristo. Pero solo a quienes están arrepentidos”, dijo.