Nacional

Deja 'El Marro' herencia de dolor

En Guanajuato hay 856 personas desaparecidas, principalmente en Celaya, León e Irapuato

Agencia Reforma

César Martínez/Agencia Reforma

domingo, 20 septiembre 2020 | 08:18

Ciudad de México.- Un marro en lugar de un hijo, un padre o un hermano.

Esa fue la herencia de dolor que José Antonio Yépez Ortiz dejó a familias de la región de Guanajuato donde operaba con su Cártel, el de Santa Rosa de Lima.

Al menos seis familias del colectivo "A tu encuentro" relataron que lo mismo en Irapuato, Apaseo el Grande o Celaya, hombres armados a bordo de tres o cuatro vehículos llegaron a su propiedad, entraron por la fuerza, se llevaron a un ser querido y dejaron un marro.

Su testimonio y su dolor tiene eco actualmente en el colectivo que aglutina a familias de 160 personas desaparecidas: 6 en 2017, 12 en 2018, 92 en 2019 y 50 en lo que va de este año.

La familia de una de las víctimas reconoció que compraba huachicol para usar una camioneta y otra dijo que la persona que se llevaron había intentado dejar de vender droga unos días antes de su desaparición, mientras en los demás casos no hay nada que los vincule con las actividades de "El Marro".

"A tu encuentro" está conformado por familias de 160 desaparecidos, aunque oficialmente, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, en Guanajuato hay 856 personas desaparecidas, principalmente en Celaya, León e Irapuato.

La distribución de estos casos coincide con el incremento en el hallazgo de fosas clandestinas, que según un estudio de Data Cívica y la Universidad Iberoamericana se dispararon al contabilizar un máximo de 5 por año entre 2009 y 2015 a la localización de 18 entierros clandestinos en 2018 y 40 en 2019.

En 2018 también comenzó el ascenso criminal de "El Marro, ya como líder visible del Cártel de Santa Rosa de Lima.

"Cuando las autoridades han entrado a algunas propiedades del 'El Marro', en el último año, que se instaló el programa 'Golpe de Timón', han encontrado arsenal, droga, pero también en algunas casas han encontrado cuerpos", comentó José Gutiérrez Cruz, director del movimiento estatal de víctimas "Sembrando comunidad".

En una de esas propiedades, en Santa Rosa de Lima, se halló la credencial para votar de Alfredo Rayas Alvarado, quien desapareció junto con dos mujeres y otro hombre el 21 de octubre de 2018 tras un palenque en la comunidad de San José, cerca del bastión de "El Marro".

Rosa Alvarado, madre de Alfredo, espera que la Fiscalía estatal le diga qué día realizarán un operativo en el predio para buscar fosas clandestinas.

"Se ha perdido mucha gente en ese rancho (Santa Rosa de Lima), pero el Gobierno no hace nada", lamentó la mujer.

"Cuando me dijeron que encontraron la credencial de Alfredo sentí que se me sumió la tierra, pensé lo peor, me siento desilusionada, sin protección, era el más grande, el que me apoyaba, el que siempre estaba conmigo, dejó a su hija, su esposa y a mí".

Inspirada por las mujeres rastreadores de Sonora, que salen a buscar fosas en el monte, a Rosa le urge una diligencia en la propiedad de "El Marro" donde fue hallada la identificación de su hijo, ya de 35 años de edad.

La credencial de su hijo fue encontrada en febrero de este año, pero se lo informaron hasta mayo.

"Yo quiero que lo busquen, que lo encuentren y que me lo entreguen, lo que pasa es que el Gobierno no va a ese rancho porque tiene miedo, y si el Gobierno tiene miedo ¿a quién le voy a decir que lo busque?", preguntó.