Nacional

Deja Gómez CEAV y acusa intereses políticos

Al oficializar su renuncia a CEAV, Mara Gómez acusó falta de apoyo institucional y señaló que se quiso hacer de organismo un botín político

Reforma

César Martínez/Reforma

miércoles, 24 junio 2020 | 12:08

Ciudad de México.- Mara Gómez oficializó su renuncia a la titularidad de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) en una carta en la que acusó falta de apoyo institucional, que se pervirtió la vocación del organismo y se quiso hacer de él un botín político. 

En la misiva, con fecha de ayer, Gómez señala, sin dar nombres, que abogados encontraron en la CEAV una fuente de ingresos millonarios, y denuncia que se pretende compensar la verdad y la justicia con dinero.

En tres páginas, Mara Gómez sostiene que abogados particulares se quedan hasta con el 60 por ciento de las compensaciones entregadas a víctimas, sobre todo a madres con hijos desaparecidos.

En ese sentido, agregó que los recursos de la reparación integral se reparten de manera discrecional y sin transparencia.

"No sorprende que, en estas condiciones, también se haya querido hacer de la CEAV, patrimonio y botín de intereses políticos", lanzó.

También aseguró que sufrió amenazas, infundios y ataques de quienes quieren seguir lucrando económica y políticamente con el dolor de las víctimas.

"Desafortunadamente, la vocación humanista con la que fue diseñada (la institución) se pervirtió", sostuvo.

"La obligación legal de garantizar, promover y proteger los derechos humanos de las víctimas de la violencia fue reemplazada por una fórmula clientelar, centrada en el reparto de recursos económicos, usando el dinero para pagar la falta de verdad y justicia".

Hay quienes, advirtió, se aferran a los privilegios y malinforman al Presidente de la República, a los funcionarios y a la opinión pública.

"No se pude transformar una institución y atender eficazmente las responsabilidades que le competen si no se cuenta con el apoyo necesario, tanto económico como institucional", dijo.

La carta fue dirigida a Mónica Fernández, Presidenta del Senado, y al Presidente Andrés Manuel López Obrador, con efectos inmediatos.