Nacional

Dejan en Chapultepec contaminación por mercurio y arsénico

La Cuarta Sección del Bosque de Chapultepec iba a albergar un desarrollo inmobiliario. En cambio, hoy se estrena como un parque público

Reforma

martes, 21 junio 2022 | 08:11

CDMX.- El suelo de la Cuarta Sección del Bosque de Chapultepec, una de las zonas en las que el Gobierno federal impulsa el proyecto cultural prioritario del sexenio, fue diagnosticado con contaminación por metales pesados, como mercurio y arsénico, que rebasan los límites previstos por normas mexicanas y estadounidenses. 

Por décadas, el lugar fue ocupado por fábricas de cartuchos, pólvora y explosivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y ahora la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México busca, pero no ha encontrado, una empresa especializada para inspeccionar a detalle los terrenos y edificios en 73 hectáreas, así como filtraciones hacia pozos y hacia el río Tacubaya.

Aunque en su convocatoria la Sedema da por hecho que la zona requerirá un proyecto de remediación ambiental, la Sedena ya ha comenzado a construir en el área seis complejos para 120 viviendas para militares, y ya adjudicó, el pasado 6 de junio, un contrato por 104 millones de pesos para la primera etapa de la Bodega Nacional de Arte, que estará justo en lo que fue la fábrica de cartuchos.

En 2021, un estudio parcial detectó concentraciones de plomo superficial, antimonio, arsénico, cromo y mercurio, que exceden los límites previstos en la Norma Oficial Mexicana (NOM) para caracterización ambiental de sitios contaminados, así como los estándares de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) estadounidense.

El pasado 15 de junio la Sedema declaró desierta la licitación para contratar el estudio a detalle.

"El uso público de las áreas exteriores de la Cuarta Sección del Bosque de Chapultepec deberá realizarse con la garantía de que no existan riesgos para la salud de los visitantes, ni para el personal que laborará en el sitio. Para lograr este propósito, será necesario el estudio de contaminación por metales pesados en la futura Cuarta Sección y su área de influencia", explicó la Sedema en la licitación.

"Se tomarán en cuenta soluciones integrales que deberán considerar una zona de influencia del polígono definido, en el entendido que los elementos ambientales no tienen fronteras", agregó.

Raúl Martínez, integrante de la organización Vecinos Unidos Zona Poniente, afirmó que la contaminación de suelo y agua en las colonias aledañas a la Cuarta Sección del Bosque es una realidad a la vista de los vecinos, pero que no se ha plasmado en estudios transparentes.

"Se han solicitado estudios y salen con que no hay recursos, pero si quieren hacer proyectos tienen que hacerlos y, hasta donde sabemos, no hay un estudio hidrológico que se nos haya presentado. Incluso, los estudios de mecánica de suelo que han hecho para ellos, por sí solos, ya contaminaron aún más el suelo y el agua por los químicos que requiere ese tipo de pruebas" reclamó.

Ante ello, el colectivo alista una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública federal y la Contraloría de la Ciudad de México por la construcción de más complejos militares de vivienda y administrativos en la zona, sin estudios transparentes.

"No vamos a permitir que se viole la normatividad sin que se acredite la legalidad de sus proyectos, urge un estudio hidrológico para atender la situación del agua en la zona, pero sobre todo implica que se transparente el manejo del recurso hídrico, porque hay dos pozos en la zona, el Tacubaya 1 y el 2, y no hay información pública de la extracción de agua en esos pozos y a quién o a quiénes se favorece, y si están contaminados", señaló.

"No hay un inventario hidrológico en la zona poniente, si no hay datos serios, no podemos avanzar (...) (Queremos) que se nos informe con estudios cómo van a realizar sus proyectos, cómo está la calidad del agua, cómo está la calidad de los suelos".

Para Martínez, los estudios que llevan a cabo la Sedena y la Secretaría del Medio Ambiente de la CDMX sólo atienden a sus intereses.

"Lo que hacen estas dependencias es devastar, porque implica urbanizar la Barranca Tacubaya sin tener la autorización ambiental, mientras no haya un estudio y se haga el Programa de Manejo Ambiental, no hay facultades para autorizar nada", dijo.

"Ya dieron contratos y ya están empezando a construir (unidades habitaciones militares y edificios de la Bodega Nacional de Arte) pero las autorizaciones no existen y los estudios de los proyectos no son públicos", criticó el vecino.

Lamentó que las autoridades vendan megaproyectos como el de la Cuarta Sección de Chapultepec.

"De entrada el proyecto cultural Chapultepec habla de una Cuarta Sección, que en realidad corresponde al polígono de la barranca Tacubaya, esa barranca no está manejada como Cuarta Sección, hay un decreto que la declara como valor ambiental, pero nada más", advirtió Martínez.

"No hay documentación que diga que (la Cuarta Sección) es parte de Chapultepec, mientras su uso como tal es ilegal", lanzó.