Dejó Peña Nieto violencia sin precedente: ONG

Debido a los altos niveles de homicidio doloso y el fracaso de las políticas de seguridad

Reforma
lunes, 11 febrero 2019 | 06:00

Ciudad de México.- El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador heredó de Enrique Peña Nieto una crisis de inseguridad sin precedente, debido principalmente a los altos niveles de homicidio doloso y el fracaso de las políticas de seguridad, advirtió un estudio de México Evalúa.

"Si hacemos un balance nacional, la situación de violencia en términos de asesinatos empeoró en 29.7 por ciento (en comparación con el periodo de Felipe Calderón), dejando una tasa nacional de homicidio doloso de 23.8 por 100 mil habitantes", indicó.
El documento "El reto de AMLO en seguridad" alertó que en el sexenio pasado la violencia dejó de ser un problema concentrado en pocos municipios para propagarse a todo el País, situación que atribuyó al fracaso de las estrategias anticrimen.
Durante el sexenio de Peña Nieto se iniciaron 126 mil 330 carpetas de investigación por homicidio doloso, cifra que el estudio describió como escalofriante, y la tasa promedio de ese delito fue de 17.3, mientras que con Calderón se registraron 103 mil 537 asesinatos y la tasa fue de 15.1.
Cuando Peña asumió la Presidencia en diciembre de 2012, la violencia letal se concentraba en estados como Guerrero, Chihuahua, Morelos, Colima y Sinaloa, aunque al dejar el cargo se había extendido a Guanajuato, Baja California y Quintana Roo.
A nivel local, los municipios con población arriba de 10 mil habitantes y las mayores tasas de homicidio doloso al término de la gestión peñista fueron Armería, Coquimatlán y Tecomán (Colima), Pueblo Nuevo (Guanajuato) y Tijuana (Baja California).
"La distribución territorial de la violencia homicida cambió. Es decir, al final del sexenio de Calderón los municipios con mayor violencia homicida se encontraban particularmente en la zona al norte del país (Chihuahua, Tamaulipas, Sinaloa) y en Guerrero", observó.
"En cambio, con Peña el foco de violencia letal se desplazó hacia entidades como Colima, Guanajuato y Oaxaca, aunque prevaleció en menor medida en Chihuahua y Guerrero", abundó.
Ante la "crisis de homicidios" y el "sabor amargo" del sexenio de Peña en esta materia, México Evalúa planteó hacer intervenciones puntuales y eficaces, y fortalecer las instituciones civiles de seguridad para que atiendan las causas directas de la violencia letal.
"El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene sin duda un reto muy grande de frente, el cual plantea atender con la Guardia Nacional y el desarrollo de programas sociales. Sin embargo, la crisis de homicidios que vive el país requiere de intervenciones puntuales", señaló.
México Evalúa, que se opone a la creación de la Guardia Nacional por considerar que busca perpetuar la militarización de la seguridad, sugirió además aprovechar la información recabada por policías sobre víctimas, agresores y contextos para diseñar intervenciones a la medida.
"No podemos perder otros seis años en medidas improvisadas, sin resultados contundentes", remató el estudio. 

Lo más Leído