Nacional

Dialogan talibanes y la OTAN

El Comandante de la OTAN para Afganistán se reunió con los talibanes en Doha para acordar un cese a las hostilidades entre ambos bandos

Reforma

Reforma

sábado, 11 abril 2020 | 12:25

Kabul, Afganistán.- Una delegación militar, encabezada por el comandante del Ejército de Estados Unidos y de la OTAN en Afganistán, el General Austin Scott Miller, se reunió en Doha con representantes políticos talibanes para hablar sobre la reducción de la en Afganistán.

El encuentro, concretado este viernes entre las partes, -después de la firma hace un mes de un histórico acuerdo con el que EU se comprometió a retirar sus topas en 14 meses-, se da tras varias semanas de aumento de la violencia como resultado de las operaciones militares en la región, luego de unos días de reducción de los ataques en las vísperas del pacto. 

"El general Miller se reunió con los líderes talibanes anoche como parte del canal militar establecido en el acuerdo (Doha). La reunión fue sobre la necesidad de reducir la violencia (en Afganistán)", indicó a Efe la oficina portavoz de las fuerzas estadounidenses en Kabul.

La asamblea también fue confirmada por el vocero talibán Zabihullah Mujahid.

"En la reunión, la mayoría de las conversaciones se centraron en las violaciones militares posteriores al acuerdo por parte de los estadounidenses y sus fuerzas de títeres (Gobierno afgano) y sus incursiones y ataques aéreos en áreas donde no ha habido guerra activa", expuso Mujahid.

Asimismo, el portavoz explicó que el encuentro con el Jefe de la OTAN para Afganistán se llevó a cabo porque el General Austin Scott es un comandante militar y los problemas de esa índole son principalmente de su competencia.

"A Miller se le dijo seriamente que deben detener estas violaciones porque dañan el acuerdo y deberían ser serios y no tomar medidas irresponsables", enfatizó el vocero al referirse a las operaciones militares que se llevan a cabo en apoyo de las fuerzas afganas.

Los ataques armados de los talibanes se reanudaron en el país el 2 de marzo, luego de una semana de reducción de la violencia que llevó a la firma del acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes en Doha.

En esta ocasión, los ataques talibanes se han centrado particularmente en las zonas rurales del país y en pequeños puestos de control remotos, en vez de zonas urbanas o grandes bases militares de las fuerzas de seguridad afganas.

SIN ALTO AL FUEGO

Para respetar el acuerdo que promete allanar el camino hacia un diálogo de paz duradera, y tras un mes de posturas defensivas, el 19 de marzo las fuerzas afganas cambiaron al modo de "defensa activa", un movimiento que les permitió llevar a cabo operaciones en áreas desde las cuales los talibanes lanzan y planean su ataques armados.

Los afganos anunciaron hoy la muerte de 27 combatientes talibanes en maniobras militares en la provincia nororiental de Badakhshan.

"La operación se llevó a cabo para evitar ataques planeados por los talibanes", afirmó el Ministerio de Defensa de Afganistán.

Aunque desde el Ministerio se aseguró que ningún ciudadano fue dañado en esta operación, los talibanes afirmaron que hubo víctimas civiles.

Con el objetivo de reducir la violencia, el Gobierno afgano sugirió durante el último mes un alto el fuego con los talibanes, pero este grupo continuó con sus agresiones y declaró que solo acordarían un alto el fuego con las tropas extranjeras.

"Hasta que haya un pacto separado con las partes afganas y se acuerde un alto el fuego integral, el Emirato Islámico (como se hacen llamar los talibanes) puede llevar a cabo acciones contra todas las instalaciones y bases militares de la administración de Kabul", sentenciaron los insurgentes hace una semana.

El inicio del diálogo de paz intraafgano -en el que discutirá un cese a las hostilidades-, ha sido bloqueado por constantes diferencias en el proceso de intercambio de prisioneros (5 mil presos talibanes y mil de las fuerzas afganas), dispuesto en el convenio de Doha.

"Podemos discutir la liberación de prisioneros y sus problemas relevantes con las partes estadounidenses en una reunión de alto nivel en el futuro", dijo Mujahid, cuya agrupación se retiró de las conversaciones el martes, luego de culpar a Kabul y a los Estados Unidos de retrasar el proceso de liberación.