Nacional

'El cielo necesitaba un mariachi'

Pedro Misael Ramírez Rincón, fue hallado sin vida en en río

Reforma

sábado, 16 julio 2022 | 15:22

Los mariachis del Estado de México están en luto. Tras días de búsqueda, Pedro Misael Ramírez Rincón, uno de sus más jóvenes integrantes, fue hallado sin vida en el Río Grijalva, en Tabasco, tras un viaje de trabajo a Cancún.

El joven de 20 años debía regresar al Municipio mexiquense de Nezahualcóyotl el pasado 4 de julio, pero no lo hizo.

Fue contratado para trabajar en Cancún, Quintana Roo y, luego de hacerlo, abordó un camión rumbo a la Ciudad de México.

El vehículo hizo una escala en Villahermosa, Tabasco. Pedro Misael bajó, pero no volvió a subir.

Previo a abordar una unidad de la línea de autobuses ADO, se comunicó con su madre, pues ella iría por él a la terminal.

La señora Rosa Rincón ha solicitado los videos de aquel viaje para que se investigue y se sepa qué pasó con su hijo, sin embargo, reprochó que le han negado las grabaciones.

Para pedir al Gobierno federal ayuda para localizar a quien sus amigos y seres queridos llamaban “Chencho”, ataviados con sus trajes charros, mariachis de distintas edades tocaron frente a Palacio Nacional el pasado 9 de julio.

Mientras unos tocaban, otros alzaban cartulinas y unos más repartían copias de la ficha de búsqueda.

En el suelo fue extendida una lona impresa con las fotografías del joven de 20 años. 

“Nos hace falta Pedro”, se leía.

¡Pedro, hermano, el mariachi te está buscando!" y "¡No descansaremos hasta tener a Pedro con nosotros, por favor ayúdennos a compartir", gritaron.

En redes sociales se difundió la imagen de Misael Ramírez deambulando por las calles de Villahermosa. Se le veía descalzo, sin pertenencias y con la cara ensangrentada.

Los padres del mariachi se trasladaron a Villahermosa para buscarlo. Al llegar, la madre vio a un vagabundo con la camisa de su hijo. Al cuestionarle sobre cómo la consiguió, el indigente contestó que la había encontrado tirada.

También se difundió una fotografía en la que se ve sentado cerca del río. La madre reclamó por qué nadie le ayudó.

                                                               

El pasado domingo 10 de julio, se reportó el hallazgo de un cuerpo en el Río Grijalva, en la comunidad de La Manga.

Contaba con las características del extraviado: llevaba una camisa de tirantes y un pantalón negro, vestimenta con la que se le había fotografiado en Villahermosa.

Familiares lo reconocieron por el tatuaje de su antebrazo izquierdo y por su ropa interior.

Con diversas donaciones de músicos y ciudadanos, los padres regresaron de Tabasco con el cuerpo del joven mariachi.

Sus amigos y familiares, quienes también se dedican a este oficio, tocaron este 15 de julio en el

velorio realizado en el Municipio de Nezahualcóyotl.

“Ojalá pudiera devolver el tiempo para verte de nuevo, para darte un abrazo y nunca soltarte, mas comprendo que llegó tu tiempo

que Dios te ha llamado para estar a su lado.

Así él lo quiso, pero yo nunca pensé que doliera tanto”, entonaron.

Los mariachis, a manera de consuelo ,externaron: “es que el cielo necesitaba un mariachi”.