Nacional

"El Día de las Madres me dieron de regalo un ataúd con moño"

Verónica, como muchas otras mujeres de la región, confiesa que carga una pena desde el día en que vio por última vez "a su muchacho"

El Imparcial
sábado, 11 mayo 2019 | 18:40
El Imparcial

Guasave, Sinaloa .- "A mí me entregaron el Día de las madres, de regalo, el ataúd de mi hijo con un moño", recuerda Verónica Castro Flores, habitante de Guasave, Sinaloa.


Ella, como muchas otras mujeres de la región, confiesa que carga una pena desde el día en que vio por última vez "a su muchacho".


 Paul Gilberto Ruelas, de 18 años, desapareció el 8 de diciembre de 2014, cuando vestía una playera negra y un pantalón de mezclilla deslavado. 


Durante casi tres años, Verónica peregrinó por todo el estado para encontrarlo.


Acudió a la Fiscalía a levantar la denuncia correspondiente, participó en los exámenes de ADN y visitó tantos hospitales como fue necesario; sin embargo, el 5 mayo de 2017 vio con sus propios ojos los restos de su hijo, en una fosa clandestina.



el im


El día de su hallazgo lo reconocí rápidamente porque traía todo con lo que había salido, los zapatos, el pantalón  y la camisa (...) Me quedé bloqueada porque siempre pensé que lo encontraría con vida, pero desafortunadamente no fue así", explica.

 

"Con tan sólo ver uno de los zapatos lo reconocí". 


Pese al calvario que padeció en la búsqueda, la mujer reconoce que se siente afortunada de haber coincidido con un grupo de madres que, junto a ella, recorrió montes y desiertos, con palas y machetes, en búsqueda de sus seres queridos.


Pasaron 2 años y 7 meses para que Verónica pudiera estar de nuevo junto a Paul. Para el reencuentro, rogó que sus restos le fueran entregados en un ataúd, cinco días después del hallazgo, el Día de las Madres.


A petición suya, en vez de una corona de flores le colocaron a la caja un gran moño de regalo.


 "Fue el regalo más amargo de mi vida, pero el más esperado", dice.


Fuente: www.elimparcial.com