Nacional

Entierran a sus migrantes en Oaxaca, Zacatecas y Veracruz

Fallecieron el 27 de junio en un tráiler en San Antonio, Texas

Saúl Ramírez / Agencia Reforma / Sepelio en Naolinco, Veracruz

Nayra Rivera / Agencia Reforma

viernes, 15 julio 2022 | 21:22

Ciudad de México.— En Oaxaca, Veracruz y Zacatecas se realizaron los entierros de los migrantes que fallecieron en San Antonio, Texas, el 27 de junio.

Jozué Díaz fue despedido en Oaxaca por decenas de personas que a unísono corearon las canciones que tocó la banda musical.

El contingente fúnebre recorrió su lugar de origen, Santa María Tlahuitoltepec, un pueblo ayuujk o mixe ubicado en la sierra norte.

Familiares y amigos recordaron al hombre de 34 años, quien no lograba sustentar los gastos con su oficio de taxista y decidió partir a Estados Unidos.

Así como él, otros tres oaxaqueños arribaron esta madrugada a su estado natal para ser enterrados, debido a que, por instrucción federal, no podían ser velados más de una noche.

En Zacatecas fueron tres los ataúdes que llegaron las primeras horas de hoy y que ya eran esperados por familiares; dentro, fueron colocados los cuerpos de Mayra Beltrán, Fernando Gallegos y Francisco Delgado.

Los jóvenes de la comunidad de Estancia de Ánimas del Municipio Villa González Ortega subieron al mismo tráiler que otros 23 mexicanos.

Mayra era madre soltera de dos niñas de 10 y 11 años, además, era la estrella de su equipo de softball; viajó a Estados Unidos para poder darle sustento a sus hijas.

Fernando, cuñado de Mayra, ya tenía experiencia pasando de "mojado", pues desde años atrás había trabajado en la construcción.

Francisco fue para juntar dinero y poder sacar a su padre de la cárcel, quien, a decir de su familia, purga un crimen que no cometió.

Al este del territorio, en Veracruz, los féretros de los hermanos Jair y Yovani, y su primo Misael, fueron cubiertos con las camisas que usaban cada domingo para jugar futbol con el equipo local.

Todo el pueblo de San Marcos Atexquilapan, en el municipio de Naolinco, acompañó a los deudos al panteón para darles el último adiós a los jóvenes de 19, 17 y 16 años, respectivamente.

Los hermanos fueron enterrados juntos y su primo Misael muy cerca de ellos.

El día de ayer, las víctimas migrantes originarias de Guanajuato y Querétaro fueron sepultados.