Nacional

Entre vacunas y carrozas

En hospital militar de Chivatito, personal de salud hizo fila para vacunarse mientras veían llegada de contagiados y a pacientes fallecidos

Reforma
Reforma
Reforma

Benito Jiménez/Reforma

viernes, 01 enero 2021 | 12:06

Ciudad de México.- De los ojos del personal médico, seleccionado para recibir la vacuna contra el Covid-19 en el hospital militar de Chivatito, brotaron lágrimas de esperanza.

 Enfrente, familias lloraron el deceso de sus enfermos, contagiados por coronavirus e ingresados a la zona Covid del cuartel que fue reconvertido en hospital militar desde abril pasado.

 Ayer, al menos seis carrozas de distintas agencias funerarias acudieron a recojer los cuerpos de quienes no pudieron contra el virus.

 "Aquí venimos diario por dos y hasta cuatro cuerpos, los servicios se mantienen a la alza, cada vez muere más gente, no sólo aquí, en todos los hospitales Covid", dijo Fabián Martínez, de una funeraria del Estado de México.

 La tristeza también se vio reflejada en los pacientes infectados por el SARS-CoV-2, que arribaron en ambulancias para ser asistidos con oxígeno o ventiladores.

 Así se vivió el último día del año en la Unidad Médica Militar de Chivatito, cercano a la antigua Residencia Oficial de Los Pinos, y donde antes fue albergado el Cuerpo de Guardias Presidenciales.

 Desde las 9:00 horas, los militares permitieron el acceso al personal médico del Centro Médico Siglo XXI, del IMSS de Tlaltelolco, Hospital Infaltil, del Homeopático, Rubén Leñero, del Hospital de la Mujer, del Instituto Nacional de Perinatología y del Centro Banamex.

 Unos fueron formados y otros ingresados de manera directa en camiones RTP del Gobierno de la Ciudad de México, que llevó al personal de sanidad desde sus centros de trabajo. El júbilo se notó en los seleccionados.

 Emocionados mostraron sus credenciales y sus nombres. Otros contestaron con la voz quebrada que no habían adquirido Covid y que no eran diabéticos, narró personal militar.

 La fila de aspirantes a la vacuna contra Covid-19 alcanzó los 500 metros, unos 300 aspirantes fueron contabilizados por el personal castrense.

 Ayer en Chivatito se aplicaron mil 200 vacunas, con ajustes en la logística, tras el desorden reportado ayer en el acceso principal a este complejo militar.

 Lorenzo Vázquez, un enfermero de 45 años, del Hospital General Rubén Leñero, agradeció la vacuna.

 "Claro que dan ganas de llorar, es el mejor regalo que me han dado desde que empezó la pandemia. El trabajo ha sido arduo, agotador, no había esperanza. Por momentos pensamos que no íbamos a pasar el año, que en cualquier momento íbamos a estar intubados, la gente no deja de ingresar al hospital, es increíble como pasan y pasan y pasan a hospitalización", dijo el enfermero.

 La plantilla de trabajadores de distintos hospitales se comenzaron a formar por su iniciativa desde las seis de la mañana.

 La Policía de Tránsito de la Ciudad de México impidió a los seleccionados para aplicarles la vacuna que se estacionaran en las inmediaciones de Chivatito.

 "No dejan estacionar, pero tampoco dan opciones a quienes venimos a ponernos la la vacuna. No estamos limosneando nada, es un derecho que tenemos por atender a gente infectada de Covid-19, y los policías nos retiran con la amenaza de infraccionarnos, ¿dónde está esa atención?", criticó la doctora María Socorro Arias, del IMSS de Tlaltelolco.

 El ingreso al hospital de Chivatito se mostró con más orden, contrario al miércoles, cuando el personal médico se apostó en el acceso principal para reclamar la falta de atención y de información sobre los nombres anotados en las listas.

 "Llegué desde las seis de la mañana para asegurar la vacuna, imagínate, somos muchos los que las deseamos. Tengo nervios, nervios de que funcione, claro; para mí fue algo express, esa parte es la que me deja con zozobra, pero lo que me da más nervios es que la gente siga saliendo, los contagios están al alza", advirtió la enfermera Roxana Clavel.

Orden en El Vergel

 Las protestas de personal médico registradas el miércoles en el Hospital Militar de Zona "El Vergel", en Iztapalapa, irritó a mandos militares.

 El miércoles decenas de empleados de distintas unidades médicas de las Alcaldías de Iztapalapa, Tláhuac y Milpa Alta, exigieron la aplicación de las vacunas entre gritos, empujones y aglomeraciones en el acceso principal del nosocomio castrense.

 Las inconformidades llegaron hasta el bloqueo de Periférico y un arremolinamiento de las personas, que no les importó la sana distancia, para lanzar arengas a los organizadores.

 Fuentes militares aseguraron que tras ese hecho se determinó modificar la logística y evitar que el personal médico civil fuera formado a las afueras del inmueble e ingresara en unidades de RTP de la Ciudad de México, provenientes de los hospitales Covid.

 "Hubo molestia, por este hecho, y lo consecuente, llamadas de atención a todo el personal, se llamó a revisar bien las famosas listas y evitar las filas afuera", externó un sargento.

 Rosa Cruz Báez, del hospital del ISSSTE José María Morelos y Pavón, indicó que desde sus centros de trabajo el personal de Salud fue notificado que debía presentarse en sus unidades de trabajo para ser transportados en autobuses RTP, en horarios de las 5:00 a las 7:00 horas, para su traslado a "El Vergel".

 "Hicieron ya otras listas, fuimos citados a las 7:00 y estar aquí a las 8:00 y hacer todo el proceso de vacunación. El miércoles nos decían que ya estábamos en esas listas, pero al llegar aquí decían que no estábamos; hubo mucha desinformación, ahora ya están más organizados, tienen tiempos en cada movimiento.

 "Hicimos fila con sana distancia, luego nos hicieron preguntas si éramos diabéticos, si habíamos padecido de Covid-19 o si en ese momento teníamos síntomas", manifestó la trabajadora hospitalaria.

 "Me siento más segura ya vacunada, más tranquila, de alguna manera ya estoy protegida y eso me da la confianza de atender a mis pacientes, soy jefa de servicio, sin embargo, si tengo atención directa a pacientes, porque tiene uno que hacer lista de dietas, hablar con los pacientes, para ver si es la dieta adecuada, de alguna manera tengo contactos con ellos", explicó.

 En "El Vergel", indicó personal militar, están consideradas 3 mil dosis para estos días de vacunación, de las cuales la mitad fueron aplicadas entre el miércoles y ayer.

 Por si las dudas, al hospital arribaron elementos de Reacción de la Policía de la Ciudad de México, para garantizar la seguridad en la parte exterior del inmueble militar.

 "¿Y para nosotros no hay vacunas?", bromearon a los militares.