Nacional

Es NL ruta de terror para migrantes

Nuevo León se ha convertido en zona de terror para migrantes, quienes corren riesgo de secuestros, extorsiones y hasta trata de personas

Reforma

Leonardo González y Emmanuel Aveldaño/Reforma

lunes, 13 septiembre 2021 | 09:11

Ciudad de México.- Cruzar Nuevo León se ha convertido en una zona de terror, con riesgo de secuestros, extorsiones y hasta de trata de personas para miles de migrantes que a diario recorren el Estado con la ilusión de llegar a Estados Unidos.

 Especialistas, migrantes y ex traficantes de personas, a los que REFORMA entrevistó, describieron las redes de tráfico como un negocio del que obtienen grandes ganancias de dinero, cruel y bien estructurado que conecta desde las comunidades más alejadas de Honduras, El Salvador y Guatemala hasta las ciudades fronterizas.

 De acuerdo con los testimonios, los migrantes pagan hasta 3 mil 500 dólares, unos 80 mil pesos, para cruzar el País y la frontera con Estados Unidos. A cambio obtienen tres oportunidades para hacerlo.

 Por tierra, ya sea en autobús, autos particulares, tren o hasta en una caja de trailer, confían su vida a la red de tráfico y enfrentan riesgos mortales en el camino.

 Un taxista, quien participó en esta red, contó que su trabajo consistía en trasladar de 5 a 20 personas diarias de la Central de Autobuses o entronques en la Carretera a Saltillo a casas de seguridad en toda el área metropolitana, especialmente en Monterrey, Juárez, Apodaca y Cadereyta.

 Por cada indocumentado que movía ganaba entre 200 y 250 pesos.

 "Pasaban la frontera de México con Guatemala y luego de ahí los mandaban para la Ciudad de México, y de México caían aquí, y ya los recogíamos en algún punto y los traíamos a las casas que nos decían", relató.

 La intención, dijo el ex traficante, era ocultar a las personas en minicasitas, de unos 60 metros cuadrados, y esperar hasta que las carreteras estuvieran libres de vigilancia para pasar o que los federales, con los que tenían acuerdo para pagarles "moche", estuvieran de turno en los retenes.

 "Hay retenes cruzando el estado y había que pagar cierta cantidad", dijo en entrevista.

 ¿A quién había que pagar?, se le preguntó.

 "Hasta lo que escuché son personal de los soldados para dejarlos pasar sin problema".

 De enero a junio de este año, el Instituto Nacional de Migración (INM) aseguró al menos a 602 migrantes en minicasitas.

 Otra opción para ocultar a los migrantes son los hoteles, especialmente en el Centro de la Ciudad, y cerca de la Central de Autobuses.

 En el primer semestre del 2021 se han hecho cuatro detenciones en hoteles de 180 migrantes, entre ellos 62 menores. Las redadas que el INM ha hecho en hoteles son violentas, aseguró el encargado de uno de varios hoteles del Centro que son usados por los traficantes de personas.

 Contó que tras estas detenciones, los migrantes llegan en parejas y no en grupos, para evitar levantar sospechas de las autoridades.

 "Han querido llegar a meter hasta a 50 (personas) en el hotel, pero ya no lo permitimos, han cerrado por eso. Ahora van llegando de dos en dos. Llegan y uno ni se da cuenta, tampoco hacemos preguntas, verdad".

 Gabriela Zamora, directora adjunta de Casa Monarca y ex titular de la delegación estatal del INM, dijo que los grupos delictivos dan a los migrantes tres oportunidades de cruce, que incluso pueden ser "donadas" a familiares, para así asegurar que no los denuncien.

 "Muchas veces las personas no denuncian, porque si se hace una denuncia, entonces pierden las oportunidades que les restan", explicó.

 Además, como la red de tráfico llega hasta las comunidades de los migrantes, si denuncian pueden poner en riesgo a sus familiares.

 Especialistas aseguraron que en Nuevo León hay, al menos, tres grupos del crimen organizado que están involucrados en el tráfico de personas.

 Otros migrantes llegan por su cuenta, sorteando peligros para no caer en las garras del crimen organizado.