Nacional

'Están disparando... y a lo grande'

En un ataque contra un convoy policiaco, 13 agentes fueron asesinados en Toluca

Dzohara Limón/ Reforma

viernes, 19 marzo 2021 | 06:13

Toluca, México.- En un ataque contra un convoy de fuerzas estatales de seguridad, ocho agentes de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM) y cinco de la Fiscalía General de Justicia estatal (FGJEM) fueron asesinados.

En audios obtenidos por REFORMA, se escucha a un policía pedir por radiofrecuencia refuerzos.

"Son rojos, de favor, nos están disparando y a lo grande. Pido apoyo en Puerta del Carmen, nos están balaceando", se escucha.

De acuerdo con autoridades estatales, la emboscada fue orquestada por supuestos integrantes de La Familia Michoacana, en el Municipio Coatepec Harinas, al sur de la entidad.

Los policías viajaban en tres vehículos, una Jeep, una camioneta Pick Up y un Dodge Avenger.

La agresión ocurrió ayer a poco más de un kilómetro del centro de la comunidad Llano Grande, cuando el convoy realizaba labores de patrullaje para el combate de grupos delictivos que operan en esa región de la entidad, informó Alejandro Gómez, titular de la FGJEM.

Entre la Calle González y la entrada a la Colonia Puerta Grande fueron atacados cuatro uniformados de la Policía Estatal que viajaban en una camioneta Jeep, placas ME-297A-1; dos quedaron sin vida en los asientos delanteros y dos en el trasero. La agresión fue en la zona de las últimas casas de Llano Grande.

Unos 30 metros atrás, atacaron una camioneta Pick-Up doble cabina, en la que viajaban tres agentes de la Fiscalía, quienes al recibir los primeros tiros alcanzaron a bajar, pero fueron abatidos. La camioneta con matrícula NFT-26-59 tenía disparos en el parabrisas y en lado del copiloto.

Un poco más atrás, a unos 20 metros, fue atacado el Dodge Avenger con las insignias de la Policía Estatal y placas 08871; ahí quedaron seis policías sin vida, entre agentes de la Fiscalía y estatales. Todos estaban afuera a un par de metros del auto.

Los agresores, de acuerdo con las primeras investigaciones, se habrían escondido en la milpa que está ligeramente más alta al nivel de la carretera.

No se pudo precisar si los agentes alcanzaron a repeler la agresión y la ubicación de sus armas fue reservada por las autoridades.

Tras el ataque, otros agentes de la Policía Estatal y de la Fiscalía mexiquense acudieron al sitio junto con personal de la Guardia Nacional y de las Secretarías de la Defensa Nacional y Marina.

En la región se estableció un operativo por tierra y aire para la búsqueda de los agresores, pero hasta el cierre de esta edición no se había informado sobre alguna detención.