Nacional

Exsecretarios de Salud piden “golpe de timón” urgente en estrategia vs Covid-19

Para evitar que lleguen a 150,000 las muertes en enero

Agencias

miércoles, 09 septiembre 2020 | 22:41

Al argumentar que países como España e Inglaterra corrigieron sus medidas, seis exsecretarios de Salud federal demandaron al gobierno de México un “golpe de timón” urgente en su estrategia de control de la pandemia de Covid-19, a fin de salvar el mayor número vidas, y evitar regresar al confinamiento total del país.

Propusieron practicar mínimo 127,00 pruebas de detección semanales; realizar confinamientos focalizados y entregar un ingreso mínimo vital a las personas y vacunar de inmediato contra la Influenza, entre otras medidas. Este plan sería por ocho semanas y tendría un costo de 20,000 millones de pesos.

A través de video conferencia, los exsecretarios José Ángel Córdova, Julio Frenk Mora, Mercedes Juan, José Narro, Salomón Chertorivski y, a través de un representante, Guillermo Soberón, presentaron este miércoles el documento "La Gestión de la Pandemia en México. Análisis preliminar y recomendaciones urgentes".

El exsecretario José Narro Robles expuso que no son satisfactorios los resultados actuales por parte del control gubernamental a la epidemia.

“Hemos sobrepasado, y todavía falta mucho, la cifra que hubiera caracterizado una catástrofe en materia de salud ya se rebasó. Hoy podemos hacer mucho para evitar enfermedad, contagios y muertes. Es el momento de hacer un replanteamiento. Es el momento de poner en el centro de la atención el objetivo, que no puede ser que no se saturen los hospitales, sino que se rompan las cadenas de transmisión y se salven vidas”, sentenció.

Salomón Chertorivski dijo que “la pandemia sigue fuera de control cuando vemos que tenemos cerca de 68,000 fallecimientos confirmados por las autoridades, pero que sabemos que este número puede ser tres veces más: cerca de 200,000 personas que han perdido la vida”.

                

A través de un representante, el exsecretario Guillermo Soberón preguntó: “¿Qué hay más allá de lo catastrófico que ya se rebasó? ¿Nos enfrentaremos a una doble catástrofe de Covid-19 y no se ve una política pública para evitarlo?” Advirtió que no se puede culpar permanentemente a gestiones pasadas, porque cuando un funcionario asume el cargo, toma las riendas y asume la responsabilidad hasta donde sea posible.

El estudio analizó el modelo centinela de la Secretaría de Salud; los acuerdos publicados; las medidas de confinamiento; los acuerdos del Consejo Nacional de Salubridad; el número de pruebas prácticas; el plan de reconversión hospitalaria; la Jornada Nacional de Sana Distancia, entre otros elementos.  

El documento emitió 14 recomendaciones a la Secretaría de Salud federal; al Congreso de la Unión y al Consejo Nacional de Salubridad, principalmente. 

Pidieron hacer conciencia entre la población que la pandemia del coronavirus será larga, y no confundir con que ya se aplanó la curva epidemiológica. Plantearon crear una base de datos nacional para dar seguimiento y rastreo de casos de contagios y sus contactos.

También tomar la ofensiva hacia una epidemiología de precisión mediante la aplicación de por lo menos de 127,000 pruebas semanales de detección del coronavirus SARS-CoV-2.

“Si no queremos llegar a un nuevo confinamiento social necesitamos aumentar el número de pruebas semanales para poder tener a los contactos positivos, hacerle pruebas a los positivos y sus contactos e ir mapeando”, dijo Chertorivski.

También sugirieron hacer una encuesta serológica para saber quiénes ya tuvieron el virus en todo el país y quiénes presentan anticuerpos. Cabe destacar que el gobierno ya anunció -el pasado 17 de agosto- que realizará esta encuesta.

El documento elaborado por los exfuncionarios federales planteó un cambio en la política de comunicación para que la directriz no sea llamar a quedarse en casa si las personas se sienten mal, sino proporcionarles indicadores de un oxímetro y termómetro para acudir oportunamente al hospital.

Plantearon mejorar y unificar los protocolos de atención a los enfermos de Covid-19; contar con un plan de coordinación con todas las autoridades del país. Garantizar un ingreso mínimo vital, sobre todo para aquellas personas a las que se les soliciten quedarse en casa.

Externaron la instalación de un Comité Científico del más alto nivel para evaluar y dar seguimiento de las decisiones, con médicos relevantes. Incluso, los exsecretarios ofrecieron integrarse a ese comité, pero José Narro dijo que pese al ofrecimiento que han hecho públicamente no han sido requeridos.

Sugirieron al Congreso de la Unión la aprobación de una Ley de Cuarentena para establecer derechos y obligaciones durante una emergencia sanitaria.

Alertaron que debe iniciar cuanto antes una campaña nacional de vacunación contra la Influenza para evitar la sindemia, es decir, que dos virus pervivan al mismo tiempo.

También llamaron al gobierno a preparar ya la logística de vacunación de la población cuando exista el antídoto contra el coronavirus SARS-CoV-2.

Indicaron que todo este plan tendría una duración de ocho semanas para controlar la epidemia y entender dónde estamos.

Salomón Chertorivski afirmó que este plan tendría un costo estimado de 20,000 millones de pesos, y estimó que no debe verse como un gasto sino como una inversión para salvar el mayor número de vidas.

Apuntó que los testimonios y datos muestran que los gobiernos del país han descuidado al personal médico, y por ello México es el primer país en el mundo con el mayor número de muertes en ese sector.  También fustigó que el 79% de todos los fallecidos por Covid-19 no tuvieron la oportunidad de llegar a una unidad de cuidados intensivos, ya que murieron en casa o bien en los propios hospitales esperando atención. “Todos los pronósticos oficiales hasta hoy han fallado, todo lo que se ha pronosticado ha fallado”, sostuvo.

Añadió que a seis meses de la atención en los hospitales públicos del país, el personal médico ya se encuentra exhausto, y todavía falta el último trimestre de este año donde las propias autoridades han advertido una sindemia que agravaría las cosas.

“No estamos viviendo un rebrote. Un rebrote lo está viviendo España o Israel que llegaron a tener menos de una decena de casos, y hoy vuelven a tener entre 2,000 y 8,000 casos. Hay casos como Estados Unidos donde nunca descendió el número de casos y se inició una nueva aceleración. Nuestro país lo que ha habido es una constante de crecimiento (…) Hacemos este llamado porque aún es tiempo de hacer cambios y salvar vidas”, dijo Salomón Chertorivski.

Por su parte, José Ángel Córdova Villalobos advirtió que la salud no es un gasto, sino una inversión. 

Indicó que en su experiencia en el 2009, cuando México fue epicentro del virus de la Influenza AH1N1, que si bien resultó ser menos letal y menos transmisible, el gobierno federal hizo un diagnóstico, y así pudo especificar los casos. “No se escatimó en hacer las pruebas necesarias a todas las personas que acudían y había caravanas de la salud, que se llevaron al Valle de México.  Siempre actuamos de manera unificada”, destacó.

Dijo no entender la resistencia del actual gobierno a decirle a la población que todos tenemos que usar el cubrebocas.

Por su parte, el exsecretario Julio Frenk Mora enfatizó que “no podemos acostumbrarnos a una tragedia, ni a que un gobierno equivoque de manera tan dramática, y que no exijamos cuentas claras. Porque efectivamente se anticipa un crudo invierno. Hay que hacer un golpe de timón. Para evitar que las cifras de fallecimientos lleguen a 130,000 y 157,000 en enero. Se debe reforzar el uso de cubrebocas de manera generalizada, y reducir los niveles de movilidad”. De lo contrario, advirtió, en enero la Covid-19 será la primera causa de muerte en el país.

“No podemos simplemente echarle la culpa a las administraciones anteriores, o a los malos hábitos alimenticios de los ciudadanos. Echar el reloj atrás décadas no es producto de la mala suerte, de la naturaleza, es el resultado de malas decisiones”, comentó.

Mencionó que según la información disponible a nivel internacional, si el país generaliza el uso de cubrebocas se podrían evitar 27,000 muertes.

Luego de que el pasado 24 de agosto el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reconoció que “es un hecho que somos el país de la OCDE que hace la menor cantidad de pruebas por habitante”, el ex secretario Julio Frenk Mora dijo que nadie en el resto del mundo lo entiende. “Es momento de corregir. Es el momento de corregir”, repitió.

Por su parte, la exsecretaria Mercedes Juan indicó que México se preparó en su momento para el tema del ébola, aunque este virus no llegó a México. Dijo que se hizo una previsión en materia de salud, y los insumos se usaron de cualquier manera.

Finalmente, Salomón Chertorivski dijo que el documento será presentado al actual secretario de Salud, Jorge Alcocer, e instó al gobierno federal a repensarlo.

Fuente: www.eleconomista.com.mx