Nacional

Fonatur reconoce abusos en indemnizaciones del Tren Maya, tras reportaje en Latinus

La dependencia presentó denuncias penales ante quienes resulten responsables para resarcir el daño

Agencias

miércoles, 01 septiembre 2021 | 21:30

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) respondió al reportaje “Tren Maya, la nueva colonización”, publicado el pasado sábado 28 de agosto, en Latinus, y reconoció que ha habido abusos durante ciertas etapas de las indemnizaciones en el proyecto y que “presentó denuncias penales ante quienes resulten responsables” para resarcir el daño.

El reportaje presentó diversos testimonios de pobladores que coinciden en que ha habido abusos en contra de habitantes de la península de Yucatán por parte de enviados del gobierno federal, pagos sin avalúos claros, consultas inexistentes, asambleas carentes de transparencia con ejidatarios y daños al medio ambiente.

Como parte de la investigación, Latinus documentó la inconformidad de los ejidatarios de Kimibilá, Yucatán, quienes vendieron al gobierno federal más de 14 hectáreas para la construcción del proyecto, aunque, aseguraron, ninguna autoridad les presentó un avalúo claro respecto a sus tierras, a pesar de su insistencia.

Otro caso es el de propietarios de casas y terrenos en el ejido Guadalupe, de Palenque, Chiapas, que denunciaron presión para desalojar sus casas, ante la amenaza de derribarlas en caso de no acceder a venderlas, por un precio de 34 pesos por metro cuadrado.

En el documento, Fonatur también agrega que “existe una estrategia de ordenamiento urbano alrededor de las estaciones y paraderos para evitar desastres de planeación”, sin embargo, apenas este martes 31 de agosto esa oficina anunció en otro comunicado que el proyecto Tren Maya en Mérida, Yucatán, había sido modificado y que la estación principal en la zona ya no estaría en la zona metropolitana de esa ciudad, sino en la zona de Teya, que está ubicada a 60 kilómetros.

Menos de 24 horas después, personal de Fonatur buscó de nuevo a Latinus para explicar que habían cometido un error en la información y que la nueva localización será en la zona de la exhacienda de Teya, a 8 kilómetros al centro de la ciudad.

El comunicado de Fonatur, con faltas de ortografía, reclama que el reportaje “solamente recoge las opiniones de los opositores al proyecto, sin contrastar ni revistar absolutamente nada de información con Fonatur”.

Ante los testimonios de los afectados, Fonatur intentó desmentir el trabajo periodístico con descalificaciones. Agrega que la plataforma Latinus pertenece “a un grupo de interés de extrema derecha con miras políticas” y que el interés de la plataforma “no es informar, sino realizar golpes mediáticos”.