Nacional

Frustran robo simultáneo en cajeros de todo el país

Organización de hackers buscaba atacar miles de dispositivos electrónicos bancarios hasta vaciarlos; hay ocho detenidos

Reforma
sábado, 25 mayo 2019 | 09:53

CIudad de México.- La organización de hackers autodenominada "Bandidos Revolutions Team" preparaba un ataque a todos los cajeros automáticos del país, para que expulsaran dinero en efectivo, hasta vaciarlos por completo.

El grupo delictivo que supuestamente lideraba el guanajuatense Héctor Ortiz Solares "El H-1" o "Bandido Boss", había bautizado este embate como "Operación del Siglo", sin embargo, las autoridades creen haber frustrado el intento con la captura de 8 presuntos implicados, el pasado 15 de mayo.

Bajo esa denominación, el grupo comenzó a operar desde hace un año, cuando lanzaron su ofensiva contra el software que conecta a los bancos con el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), robando 300 millones de pesos a Banorte, Inbursa, Banjército, Casa de Bolsa la Huasteca Potosina y KUSPI.

De entonces a la fecha han atacado hasta 9 mil cajeros -casi el 25 por ciento del total en México- y una de las instituciones financieras más afectadas en fechas recientes ha sido BBVA Bancomer.

Este año el banco sufrió dos ataques: el 3 de marzo, cuando un virus infectó 395 cajeros en varios estados, entre ellos Campeche, Guanajuato e Hidalgo, les robaron 135 millones 338 mil 300 pesos.

El 20 de marzo, en una embestida de menor alcance, perdieron 2 millones 483 mil 100 pesos en 24 cajeros de Baja California, Baja California Sur, Guerrero, Oaxaca, Querétaro y San Luis Potosí.

Algunas escuchas telefónicas de la Fiscalía, en las que se habla de delitos bancarios que iban a cometer, hacen suponer a las autoridades que dichos ataques parecían ser un ensayo de la acción de mayor alcance que preparaban los hackers y que fue interrumpida con las capturas de "El H-1" y sus presuntos cómplices.

Esta información, ventilada por la Fiscalía General de la República ante un juez de control de Almoloya de Juárez, Estado de México, señala que Bandidos Revolutions Team reclutaba a ingenieros en informática para diseñar y manipular el malware que esparcían en el sistema financiero.

Precisamente, uno de esos ingenieros es una de las causas por las que el 15 de mayo fue desmantelada la organización de ladrones cibernéticos, aficionado a vehículos de alta gama como los Ferrari, Lamborghini, McLaren y Mercedes Benz.

Identificado con el nombre clave de ABA, el pasado 2 de abril un ingeniero desertor de la organización informó a la Fiscalía, a través de una comunicación anónima, la identidad del líder de la organización y su implicación en el robo de 300 millones con el ataque al SPEI.

Gracias a esta información, la Fiscalía confirmó varios indicios que previamente ubicaban a Héctor Ortiz Solares como el líder y orquestador de la logística empleada para infectar de virus a distintas instituciones financieras.

A Raúl Alejandro Lemus Maldonado y Miguel Ángel Campos Espinoza, como responsables de la logística para infiltrar directamente el malware el sistema financiero.

Y a Juan Carlos Ortiz, Miguel Ángel Campos Espinoza, Francisco Gálvez Espinoza y Cynthia Estrella Ortiz Solares, como los encargados de custodiar el dinero que retiraban de los cajeros electrónicos.

Todos ellos son jóvenes, el mayor tiene 36 años.

Por el ataque al SPEI, en el 2018, están en curso 9 carpetas de investigación contra los probables responsables, aunque de momento la Fiscalía no los ha imputado por delitos bancarios.

Por ahora, 8 de los presuntos integrantes de Bandidos Revolutions Team quedaron procesados por lavado de dinero, delitos contra la salud, posesión de arma de fuego y de cartuchos de uso exclusivo del Ejército. Todos están presos en el Penal de Santiaguito, Estado de México.

Buscaban ser rescatados

Los integrantes de "Bandidos Revolutions Team" llevaban tiempo con los teléfonos intervenidos legalmente, con vigilancia encubierta de agentes de la Policía Federal Ministerial y también remota, a través de unidades de drones.

A Raúl Alejandro Lemus Maldonado los agentes lo siguieron y lo vieron entrar al domicilio de Cynthia Estrella Ortiz Solares y Miguel Ángel Campos Espinoza, en Lomas del Refugio, en León.

Héctor Ortiz Solares "El H-1", el presunto líder, también fue observado cuando ingresó a 10 domicilios -que luego fueron cateados por la Fiscalía-, supuestamente para repartir dinero y equipos de cómputo.

La mañana del 15 de mayo, la FGR cateó 11 domicilios de los implicados en León, Guanajuato y, mientras ingresaba a los inmuebles, sus escuchas interceptaron una llamada telefónica en la que uno de los indiciados habla de llamar a hombres armados para que los rescataran de las autoridades.

Pero los presuntos hackers se quedaron solos. Nadie fue a salvarlos.

En la residencia de Monte Everest 131, Colonia Cumbres del Campestre, en León, la FGR capturó a "El H-1" y su pareja Sara Esperanza Arévalo Chávez, con una pistola Súper, 66 cartuchos, 744.1 gramos de clorhidrato de metanfetamina, 54.2 gramos de cocaína y 244.4 gramos de mariguana.

Pero el hallazgo más importante en su casa fueron 10 cajas fuertes con 20 millones 442 mil 239.86 pesos en efectivo, así como un Lamborghini, 2 Mercedes Benz y 2 Escalades. En las cajas había yenes, pesos colombianos y cubanos.

De acuerdo con la FGR, "El H-1" dijo ser empresario y tener ingresos de 5 millones de pesos anuales, lo que significa que el dinero que tenía en su casa equivalen a 4 años de ingresos sin gasto alguno.

Juan Carlos Ortiz Solares fue detenido en su casa de Cañada del Llano y le aseguraron 13 cartuchos útiles, 563.3 gramos de cocaína, 158 gramos de mariguana, una máquina contadora de billetes Royal Bc1001 y una suma de 2 millones 42 mil 180 pesos.

Ortiz aseguró ser inversionista y ganar 2 millones de pesos anuales, la cantidad que tenía en su casa.

En el domicilio de Calle Hacienda del Palote, a Fabio Xochiotzi Peña y Francisco Gálvez Espinoza les incautaron un Mercedes Benz, 1 Peugeot, 8 motos y 3 cuatrimotos, 2 Racers, 5 Laptops, dos computadoras y una mini, un celular, una bolsa de chips y tarjetas bancarias.

Xochiotzi y Gálvez, según la Fiscalía, dijeron ganar 6 mil pesos semanales como "freelancers", pero en su domicilio les aseguraron 1 millón 884 mil 150 pesos en efectivo, suma que los dos juntos tardarían 13 años en reunir con sus ingresos y sin gastar un solo peso.

En este inmueble, la Fiscalía encontró un portagafetes de un comandante de Seguridad Pública -no se especifica si estatal o municipal- que usaba "El H-1".

Una línea de investigación de la FGR es que el grupo delictivo tiene dinero invertido en Panamá y las Islas Grand Caimán.