Nacional

Había media tonelada de restos humanos en fosas

Es en un terreno rural ubicado al sur del municipio de Matamoros, Tamaulipas

Excélsior

lunes, 12 julio 2021 | 23:02

Es un terreno rural,  se ubica al sur del municipio de Matamoros, Tamaulipas, rumbo a la playa Bagdad y fue localizado en el 2016 por una denuncia anónima en la cual aseguraban la existencia de cadáveres que “cocinaba”  el Cártel del Golfo y que hoy autoridades federales, estatales y familias de desaparecidos han recabado cerca de media tonelada de restos óseos, prendas y otros indicios.

Se trata de La Bartolina, un ejido que está a 25 kilómetros al sur de la ciudad y a cuatro kilómetros de la carretera que conduce a la playa.

Es una zona de arena, con follaje de la región y que durante algunos años, con la marea,  se llenó de agua.

Actualmente no se inunda, excepto ocasiones, pero sigue la existencia de una fuerte salinidad por el tiempo que estuvo el agua de mar.

No estamos hablando de media tonelada de restos óseos, estamos hablando de toneladas”, aseguró una de las integrantes del colectivo “Madres Unidas de San Fernando, Matamoros y Reynosa” a la que llamaremos María (nombre ficticio para poder hablar bajo anonimato).

Y afirma que al hablar de toneladas es porque tienen el indicio de que este panteón clandestino tiene una extensión de 600 metros cuadrados.

El sitio es parte del bastión del Cártel del Golfo desde donde sus cabecillas mandan parte de Tamaulipas, el norte y centro del país.

Entre el mes de abril y mayo de este 2021, la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, Karla Quintana Osuna, acudió a revisar los trabajos que el colectivo, peritos y personal tanto de la Fiscalía Estatal como Federal realizaban en la recolección de restos humanos y que data desde hace varios años.

De aquí se fue asustada (Quintana Osuna) y nos dijo que las búsquedas seguirían”, expresó Maria.

Y no se equivocó, pues recientemente aceptó que se trata de “un campo de exterminio enorme”.

Nosotras le dijimos que ya no era una búsqueda, era una continuación a hallar restos de nuestros seres queridos”, señaló.

El ares donde se sospecha existen cuerpos enterrados apenas han podido escarbar en 5 metros cuadrados, en donde han sacado 450 kilos de hueso, prendas y otros indicios.

En febrero del 2020 sacamos 300 kilos de restos, luego en noviembre fueron 330 y este año entre abril y mayo fueron 120 kilos en tan solo 5 metros cuadrados. Nos faltan 595 metros cuadrados por revisar” sostuvo.

Aun sin tener un número exacto de desaparecidos, familias de la región como extranjeras denunciaron durante el 2016,  la no localización de un ser querido.

Fue en el mes de abril de ese mismo año  cuando una llamada telefónica anónima alertaba sobre la existencia del terreno donde miembros del Cártel del Golfo “cocinaban” a sus víctimas.

En la primera acción la SEDENA arribó y encontró un tambo con restos que según la Fiscalía del Estado  se desconocía si eran de humano o algún animal. Después, ya no se supo nada.

Meses más tarde el colectivo “Madres Unidas de San Fernando, Matamoros y Reynosa” entró al campo para fijar puntos positivos que dieron el macabro resultado.

Por si fuera poco María hace otra temible revelación: la existencia de otros dos puntos de exterminio usados por esa misma organización.

Les llamo ‘El Moquetito 1’ y  ‘El Moquetito 2’, solo los divide un canal y está en el ejido El Moquetito”, dijo.

La rastreadora dijo que tienen agendado que para mediados del mes  agosto entrarán a la zona para seguir buscando a su gente.