Nacional

Hacen 'agosto' con 4T socios de Murillo Karam

Dos constructoras cuyo propietario es socio de familia de Jesús Murillo Karam ganaron contratos por 672 mdp en proyectos prioritarios de 4T

Reforma
Reforma
Reforma
Reforma
Reforma

Reforma

martes, 05 octubre 2021 | 09:18

Ciudad de México.- Socios de la familia del ex Procurador Jesús Murillo Karam están haciendo su agosto con los proyectos prioritarios de la 4T, mientras que uno de sus hijos, Jesús Murillo Ortega, apareció en los Pandora Papers, como parte de la lista de mexicanos que se han llevado capitales a paraísos fiscales.

Entre el 21 y el 29 de septiembre pasados, Concretos San Cayetano y Alvarga Construcciones ganaron contratos para el Parque Ecológico Lago de Texcoco y para el Complejo Cultural Bosque de Chapultepec, los cuales suman 672 millones de pesos.

El consorcio ganó el 29 de septiembre una licitación de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para el equipamiento del espacio público, deportivo y edificaciones de la zona norte del PELT, que abarca terrenos del aeropuerto cancelado en Texcoco, por 382 millones de pesos con IVA.

 El 21 de septiembre, ambas empresas obtuvieron un contrato por 290 millones de pesos del Gobierno de la Ciudad de México, financiado con recursos federales, para construir la Calzada Peatonal Chivatito, que conectará la Primera y Segunda secciones del Bosque de Chapultepec, pasando sobre el Periférico.

 Tres cotizaciones menos costosas en el concurso para el Parque Ecológico Lago de Texcoco y dos en el proyecto de la Calzada Chivatito fueron descalificadas por deficiencias técnicas.

Miguel Ángel Tello Ludlow, dueño de ambas constructoras, ha sido socio de hijos de Murillo Karam en la cadena Café Madero, y sus empresas trabajan en conjunto con Kouro Desarrollos, también propiedad de los hijos del ex titular de PGR.

"Todos somos Kouro, somos lo mismo", dijo un jefe de cuadrilla de Alvarga a reporteros que cubrían una obra en León en 2015.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) ha documentado, en varios reportajes, el crecimiento notable de los contratos en favor de Alvarga y Kouro durante el periodo de Murillo Karam al frente de la PGR, en el sexenio pasado encabezado por el priista Enrique Peña Nieto.

Tello Ludlow y un hijo de Murillo Karam comparten acciones en cinco empresas del giro restaurantero y en dos inmobiliarias, de acuerdo con datos de registros públicos.

Pese a la importancia de las obras que ha ganado, tanto en este Gobierno como en los dos anteriores, Alvarga Construcciones ha tenido incumplimientos y problemas legales que le han llevado a perder las asignaciones.

En 2014, Alvarga ganó un contrato de 204 millones de pesos para construir el Instituto de Oncología del Estado de México, en Ecatepec, para su entrega en un plazo de dos años.

Pero en 2016, ante problemas sobre el uso del anticipo que se pagó a la empresa constructora, el Gobierno estatal asignó la obra a otra compañía.

 En 2015, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) le rescindió a Alvarga el contrato para el Distribuidor Vial Benito Juárez, en León, por falta de avances, misma razón por la que el Gobierno de Tamaulipas canceló contratos por 45 millones de pesos para proyectos en Reynosa y Ciudad Madero.

 El pasado 6 de junio, Alvarga presentó un amparo ante un juez federal de Pachuca para suspender el aseguramiento de 7.9 millones de pesos de sus cuentas bancarias y la designación de un interventor con cargo a la caja, dictados el 14 de mayo por el Juez 63 Civil de la Ciudad de México.

 Estas medidas derivaron de la demanda ejecutiva mercantil 524/2020, promovida contra Alvarga y Tello Ludlow por la sofom Unifin Financiera.

Por otra parte, según los Pandora Papers, Jesús Murillo Ortega, hijo del Murillo Karam, creó en marzo de 2014 Sweet Land Ltd en Panamá.

Murillo Ortega reconoció esa inversión y aseguró que se trataba de sus ahorros.

La offshore fue registrada cuando su padre estaba al frente de la entonces PGR.

En esos años, empresas de sus hijos y parientes ganaron más de 300 millones de dólares en contratos de obras públicas, según lo ha documentado MCCI.