Nacional

'Han soltado al tigre, ¿quién lo agarrará?'

Así lo dijo el senador Germán Martínez, del Grupo Plural

Francisco Ortiz / Reforma

miércoles, 05 octubre 2022 | 21:56

Ciudad de México.- El senador Germán Martínez, del Grupo Plural, considera que hay "candidez" entre quienes los legisladores que votaron a favor de la reforma constitucional que amplía la labor del Ejército en funciones de seguridad.

En entrevista, cuestiona que se pretenda, a través de una comisión bicameral, hacer que creer que las fuerzas armadas rendirán cuentas sobre su actuación en labores de seguridad y plantea que desde 1996 se comenzó a militarizar la seguridad.

"Han soltado al tigre militar y a ver ahora quién lo agarra. Para ser Presidente se necesitaba solo una cosa: que lo dijeran los ciudadanos, que lo votaran; ahora se va a necesitar que el próximo Presidente o Presidenta gane las elecciones y que dome al tigre militar que han soltado porque ya tienen el registro vehicular, tienen la Guardia Nacional, tienen puertos, aeropuertos y aduanas, y hasta quieren una aerolínea.

"Comisiones bicamerales ha habido, hay una de Seguridad Nacional y otra sobre Endeudamiento, ¿quién puede decir que funciona en el Senado o en la Cámara de Diputados? Por favor, no quiero soltar altanero, pero leí a Voltaire y habla de 'Cándido o el Optimismo', candidez, yo no tengo, optimista, sí soy", planteó el senador.

Crítico a la postura del titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, quien reprochó los cuestionamientos hacia la actuación del Ejército, el senador Germán Martínez lamenta que se haga pasar como una concesión en el Senado parámetros a los que están obligadas las fuerzas armadas por resoluciones internacionales.

"La Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó en 2018 que las fuerzas armadas deben entrar de manera extraordinaria, regulada, subordinada y fiscalizada, eso es lo que ayer no vendieron como un cambio al dictamen, como concesión de Gobernación y del señor Ricardo Monreal, no es una concesión, es una condena a México por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el caso Alvarado Espinoza.

"Si va a haber un lugar donde el narcotráfico está tomando una zona del País, está el artículo 29, que hablen de estado de sitio, de toque de queda, tienen la facultad para que las fuerzas armadas entren de manera directa. Yo quiero ver a los criminales y a los narcotraficantes derrotados, y quiero ver victorioso a mi Ejército mexicano", planteó.

Para Germán Martínez, esta discusión inició porque no se cumplió el transitorio de la reforma de 2019 y no se profesionalizó la policía, y porque la Suprema Corte de Justicia ha guardado "un silencio cómplice" ante la necesidad de regular los parámetros para que el poder militar esté subordinado al poder civil.

"Yo quiero una paz civil que la dé el bienestar y la democracia, que es el reparto plural del poder; no una paz militar que la da el miedo, una bota y un arma", dijo Martínez.