Nacional

Implica ex mando a Murillo Karam en tortura de capo

Presuntamente participó en los interrogatorios de Salvador Bravo Bárcenas, ex jefe de la Policía de Cocula, y Sidronio Casarrubias Salgado

Reforma

viernes, 26 agosto 2022 | 12:03

CDMX.- El ex jefe de la Policía Federal Ministerial, Carlos Gómez Arrieta, declaró ante un juez federal que el ex Procurador Jesús Murillo Karam presuntamente participó en los interrogatorios de Salvador Bravo Bárcenas, ex jefe de la Policía de Cocula, y Sidronio Casarrubias Salgado, supuesto líder de Guerreros Unidos, a quien se le dictaminó haber sido víctima de tortura tras su detención. 

Desde marzo de 2021, Gómez había entregado un testimonio a César Chávez Souverbielle, Juez Noveno de Distrito en Iguala, en el que refiere que Murillo estuvo en los interrogatorios en las oficinas de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) en Calle de Moneda, en la Colonia Lomas de Sotelo, según documentos a los que REFORMA tuvo acceso.

Sin embargo, dos meses más tarde, cuando ratificó el escrito, ya no los mencionó por nombre o cargo, y sólo dijo que, por las fechas en que estuvo en las oficinas de la AIC -octubre de 2014-, "pudieran ser" los dos detenidos a quienes se había referido.

"Considero importante señalar que el licenciado Jesús Murillo Karam llegó a las instalaciones de Moneda cuando había personas detenidas, en específico, las ocasiones que se encontraban el director de la Policía de Cocula y el señor Sidronio; también sé que el entonces Procurador llegó a entrevistar a personas de Guerreros Unidos por el Caso Ayotzinapa", dice en su primer escrito.

"Deseando precisar que no tenía una comunicación activa con el entonces Procurador, siendo que él estaba consciente de la división de trabajo entre el licenciado Tomás Zerón de Lucio y el suscrito".

Según Gómez Arrieta, en total tuvo conocimiento de 12 o 14 testimonios en el área de la oficina de Zerón, en lo que llama "El Cuartel" de la PFM, corporación adscrita a la AIC.

El 24 de mayo de 2021, el ex mando ratificó el contenido de su declaración inicial, pero ya no fue tan específico con los nombres de los presuntos torturados. Sin embargo, a diferencia de su primer testimonio, esta vez detalló que en una ocasión Zerón agarró del cabello a uno de los detenidos y poco después llegó Murillo y se sumó al interrogatorio.

El declarante siempre dice que él nunca fue parte de estos hechos, aunque fue testigo.

"Al licenciado Murillo lo llegué a ver unas dos veces en la PFM, una fue en la presentación de unos vehículos para operaciones de inteligencia, antes de los lamentables hechos de los normalistas, y otra ocasión semanas después de estos hechos, en las oficinas de Tomás Zerón", relata en su ratificación.

"Ese día se encontraban como 3 detenidos en los cubículos secretariales del área de Zerón, que ahí los vi, esto fue por la noche. Después salió Zerón solo a la oficina lateral, solo a donde estaba el baño y observaban por fuera una persona sentada de espaldas hacia nosotros, pudiera ser por las fechas Sidronio o un director del municipio de Guerrero (Cocula o Iguala); cuando llegó Zerón con él, lo agarró de la nuca y cabello, estuvo con él un rato, posteriormente entró el licenciado Murillo, se sentó a un costado de él y platicaron los tres de 25 a 30 minutos, se levantó Murillo, salió a la oficina principal de Zerón, tomó el teléfono rojo para llamar no sé con quién".

Menciona también que Murillo y Zerón se encerraron con un detenido en una oficina de la SEIDO, mientras en otra oficina esperaron a que terminara el interrogatorio él, Abraham Eslava Arvizu y Gualberto Ramírez Gutiérrez, ex jefes de las unidades de Robo de Vehículos y Secuestro de dicha subprocuraduría.

"Otro día el licenciado Murillo, Zerón y, si no me equivoco por el tiempo, era un posible integrante, porque así lo escuché de los que estaban ahí, del grupo de Guerreros Unidos o que apoyaba a ese grupo, ahí los tres se metieron a platicar en un privado de la Subprocuraduría en SEIDO y los otros y yo permanecimos en la oficina principal", agrega.

Gómez Arrieta fue aprehendido el 11 de septiembre de 2020 en la Ciudad de México, encarcelado en el Penal del Altiplano y procesado por delitos contra la administración de la justicia y tortura, en agravio de Carlos Canto Salgado, uno de los detenidos del caso Iguala, y cuyas vejaciones fueron filmadas en un video divulgado en aquel año.

En abril pasado, el ex mando salió de la cárcel, gracias al cambio de medida cautelar. De acuerdo con fuentes de la FGR, no tiene un criterio de oportunidad o beneficio de testigo protegido, aunque consiguió su excarcelación un año después de esta declaración.

Policías locales

En su ratificación, Gómez Arrieta menciona a un sujeto de apellido Velázquez y a otro que identifica como Ministerio Público, quienes participaron en las investigaciones del caso Iguala y sólo recibían instrucciones de Zerón, quien informaba a Murillo.

Uno de los eventos en los que intervienen es cuando la PGR detuvo en un cuartel a policías locales. Aparentemente se refiere al operativo de junio de 2015, cuando capturaron a 22 agentes en el cuartel de la Policía de Iguala.

"De los detenidos, policías locales que observé en el cuartel, a un juicio personal, creo que había algunos inocentes que no tenían que ver con la desaparición, ya que era gente muy grande, algunos enfermos y hasta de vacaciones, manifestaron que estaban el día de los hechos.

En una ocasión le dije a Velázquez y al Ministerio Público, que estaban juntos, que se checara bien y que se dejara ir a dos personas", indica.

"Recuerdo me contestó este último que ahí 'no decide ni usted ni yo', sino hay que preguntarle al jefe Zerón, y que no me preocupara, que además de todo esto Zerón le informaba al Procurador Murillo".

Reuniones y deslindes

De acuerdo con Gómez Arrieta, Zerón encabezó reuniones con autoridades de los tres niveles de Gobierno en instalaciones de uno de los dos batallones en Iguala, aunque no precisa cuál.

"Si bien el suscrito nunca formé parte de las investigaciones por la desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en dos ocasiones acudí al Batallón de la Secretaría de la Defensa de dicha zona militar, en donde se encontraban todas las autoridades, entre ellos Iñaki Blanco Cabrera y el secretario de Seguridad Pública del Estado de Guerrero, los altos mandos de la Delegación Regional de la entonces Procuraduría de Guerrero, el Ministerio Público que señalo, Cosme San Román Martínez y José Luis Morales López, siendo que el licenciado Zerón las dirigía", señala.

En la misma declaración, también deslinda de hechos de tortura a otros dos titulares de la PFM, durante la gestión de Zerón en la AIC: Vidal Díazleal Ochoa y Salvador Cano, este último hermano de Bernardo Cano, ex secretario particular de Zerón y hoy testigo colaborador de la Fiscalía en el caso Iguala.

"En relación con Salvador Cano y Vidal Díazleal Ochoa, nunca los vi presentes en actos de tortura, sin embargo, sé que se reunían de manera muy constante con el licenciado Tomás Zerón", refiere.