Nacional

Improvisan con sillas en IMSS de Tlatelolco

Ante la falta de camas y para dar cabida a más pacientes, personal improvisa con sillas

Iris Velázquez/ Reforma

jueves, 07 mayo 2020 | 06:53

Ciudad de México.- El Hospital General de Zona número 27 del IMSS, ubicado en Tlatelolco, está en la lista de nosocomios saturados en la Ciudad de México, y ante la falta de camas y para dar cabida a más pacientes, personal improvisa con sillas.

Sin embargo, éstas no cuentan con los requerimientos necesarios para la atención adecuada de los enfermos y mucho menos de los que llegan con síntomas respiratorios ocasionados por Covid-19.

De acuerdo con fuentes del hospital, este centro de salud está marcado en rojo en el mapa de capacidad hospitalaria del Gobierno capitalino; sin embargo, ante la llegada de personas con síntomas graves, se les ha dado acceso.

Para poder atenderlos, se están usando sillas plegables donadas por familiares de pacientes que antes se encontraban en la sala de espera.

"Esta silla fue donada por alguien como tú", dice la leyenda de las 28 sillas que pueden volverse cama y que ahora ante la emergencia fueron llevadas a piso para tener mayor capacidad; sin embargo, que resultan insuficientes para la atención adecuada de los enfermos.

Según informantes, tras la reconversión hospitalaria, este sitio -dedicado actualmente a la atención de personas con diagnóstico positivo de Covid-19- tenía 60 camas con el equipo de respiración necesario para tratar insuficiencia de este tipo.

No obstante, hasta el viernes habían excedido esta capacidad en más del 30 por ciento, al tener 90 camas con pacientes, de las cuales 30 no tienen el equipo necesario para su recuperación.

Además, ante los planes de llegada de al menos 150 camas, trabajadores alertan de insuficiencia en otro equipo hospitalario.

"Ya se saturaron las camas de urgencias y ahora llenaron la consulta externa de camas, un área que no es de hospitalización y no existe el equipo de oxígeno y aislamiento que debe de tener", expuso la fuente.

"No cuenta con equipo de oxígeno, ni equipos respiratorios, ni ventiladores respiratorios. La gente se está muriendo en los hospitales porque no tienen los suficientes equipos respiratorios suficientes para todos", agregó.

Las sillas son gestionadas por la Fundación IMSS, que al año pasado recaudó los aparatos mediante el programa "Cáete con tu silla-cama".

De acuerdo con el arquitecto Héctor Escamilla, miembro de la Fundación Elisabeth Kübler-Ross de México -uno de los donantes-, cada una tiene un costo de 2 mil 850 pesos.