Nacional

Inés Ramírez: el caso de la mujer mexicana que se practicó a sí misma una cesárea

Sin conocimiento médico y ante la apremiante situación, la campesina mexicana tomó un cuchillo y logró que su hijo naciera

Agencias

miércoles, 01 julio 2020 | 22:43

Río de Talea, Oaxaca.- Las historia de Inés Ramírez, una mujer campesina mexicana, pasó a la posteridad.

Sin ningún tipo de conocimiento médico y con las dificultades que las zonas rurales, como en la que vive, enfrentan por la cobertura hospitalaria; Ramírez se autopracticó un cesárea.

Sola en su choza ubicada en las cercanías del Río Talea, Inés inicio labores de parto mientras su esposo estaba bebiendo en una cantina. 

En la comunidad donde se dio este suceso habitan 500 y solo existe una línea telefónica, además la sra. Ramírez solo hablaba zapoteco.

12 horas de dolor

Durante la medianoche del 5 de marzo del 2000, tras medio día de dolores continuos y un pequeño avance en la labor, Inés se sentó en un banco y bebió una botella de alcohol de botiquín, tomó un cuchillo de cocina y se hizo un corte en el abdomen. Cortó a través de su piel en diagonal por encima del estómago hacia el ombligo.

Luego de operarse por su propia cuenta en un intervalo de una hora, la mujer llegó al útero para extraer a su bebé.

            

Más tarde cortó el cordón umbilical con unas tijeras y se desvaneció inconsciente al poco tiempo. Al recuperar el conocimiento, se envolvió su abdomen herido y le pidió a Benito, su hijo de 6 años edad, que buscara auxilio. Horas después, el médico de la aldea halló a Inés yaciendo al lado de su bebé, despierta y consciente.

El médico coció la incisión de 17 cm de largo con aguja e hilo, e Inés fue trasladada a la clínica más cercana, donde dos matronas la examinaron y al recién nacido encontrándolos en perfectas condiciones, sin comprender cómo.

"Moriríamos juntos"

Al narrar su experiencia en su lengua natal Ramírez señaló "el dolor no paraba, si mi bebé moría, entonces decidiría que yo tendría que morir también. Pero si el crecía, yo lo vería crecer, pensé que Dios salvaría ambas vidas".

se cree que Inés Ramírez es hasta ahora la única mujer en practicarse exitosamente una cesárea a sí misma. Además de que consideran que tuvo una gran fortuna al colocarse en la posición exacta para no dañar sus órganos internos o por la cantidad de alcohol isopropílico no fue tanta como para que le ocasionara algún tipo de problema.

Fuente: www.elimparcial.com