Nacional

Intentó piloto regresar, pero no evitó tragedia

A 3 minutos del despegue rumbo a Laredo, el piloto se enfrentó a un paro súbito de motor e intentó regresar al Aeropuerto del Norte, en NL

Reforma
Reforma
Reforma

Camilo Lizcano/Reforma

viernes, 30 abril 2021 | 12:46

Monterrey, NL.- A tres minutos de su despegue rumbo a Laredo, el piloto de un avión ligero, con cinco pasajeros a bordo, se enfrentó a un paro súbito de motor e intentó regresar al Aeropuerto del Norte.

Al realizar la maniobra de retorno perdió el control de la aeronave y se precipitó hacia los patios de una empresa de transporte donde se estrelló contra unos tráileres, perdiendo la vida al instante junto con los otros ocupantes.

El avión Piper, modelo PA-32R Saratoga, de 1972, con matrícula N15349, había despegado por la pista 02, rumbo norte, piloteado por Armando González Abella, dueño del avión, quien realizaba viajes a la ciudad texana con clientes que iban a vacunarse contra el Covid.

Ayer, los pasajeros acudían a aplicarse la segunda dosis.

Expertos en aviación coinciden en que la maniobra de retorno realizada por el piloto es de alto riesgo cuando se produce un paro total de motor.

Según testigos, la aeronave pasó por arriba de la empresa y repentinamente regresó y se estrelló contra los tráileres que estaban debajo de un techo.

"Nosotros estábamos trabajando normalmente y escuchamos un fuerte estruendo, pero pensamos que la llanta de un tráiler había tronado", narró un empleado de la empresa.

Además de las víctimas, un trailero resultó con golpes leves.

La tragedia fue reportada alrededor de las 10:00 horas, cuatro minutos después del despegue, en el kilómetro 23.4 de la Carretera a Laredo, en las instalaciones de Transportes Mon-Ro, en Ciénega de Flores.

Además del piloto, en el accidente fallecieron Brenda Guajardo Leal, quien tenía un doctorado en Innovación Educativa en el Tec y era mamá de un niño, y su amiga Sol Alanís Compeán, quien viajaba con su esposo, el cirujano César Tamez García, quienes vivían en La Herradura.

También murieron Rosa Peña de Olmedo y su hijo Esaú Olmedo Peña.

La tragedia ocurrió seis días después de que el piloto Francisco Elvira murió cuando el helicóptero Agusta Koala 119 también enfrentó un paro súbito de motor, después de haber despegado del mismo aeropuerto, pero en el kilómetro 19, y cayó afuera del centro de distribución de la misma empresa, pero a menor distancia de la zona del despegue.