Nacional

Investigará Profepa castración del 'oso amigable'

Ambientalistas se oponen al traslado del "oso #34" a Chihuahua y que termine aquí en el “patio” de una familia acaudalada

El Diario

De la Redacción/El Diario

martes, 11 agosto 2020 | 18:50

Ambientalistas de Chihuahua y Nuevo León han criticado el proceder de las autoridades en cuanto a la decisión de castrar y trasladar a Chihuahua al ejemplar de oso macho que fue captado acercándose a visitantes del parque Chipinque, en Nuevo León. 

Ante ello, y tras la denuncia pública de la periodista Sanjuana Martínez, directora de Notimex, la Procuradora Federal de Protección al Ambiente ha ordenado se investigue el porqué de la decisión de castrar al ejemplar, para lo cual se ha solicitado la remisión de las constancias documentales que la sustenten, informó la Profepa. 

Por medio de una “ciberprotesta”, con motivo de la pandemia la citada periodista invitó a los ambientalistas a sumarse a la petición de que el oso #34, como se le conoce por su registro, regrese a su hábitat, así mismo se sancione a quien tenga responsabilidad en su castración, lo que se ha calificado como una mutilación innecesaria del animal. 

La Profepa en Nuevo León informó que tuvo conocimiento, con base en una denuncia de la Dirección de Protección Civil de dicho Estado, de la presencia de un ejemplar de oso macho juvenil de aproximadamente 96 kilos de peso, marcado con el arete 34, que se encontraba “socializando” con paseantes en el parque Chipinque, ubicado en el Municipio San Pedro Garza García. 

Una vez activado el Protocolo de Vida Silvestre, personal de Protección Civil, Bomberos, Parques y Vida Silvestre de Nuevo León y la Profepa, procedió a la captura, contención y manejo del ejemplar, así como a su traslado a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Nuevo León para que se le hicieran estudios rutinarios de biometría hemática, química sanguínea, ectoparásitos y endoscopía, entre otros. 

La Encargada de la Delegación de la Profepa en el estado, Elva Griselda Garza Morado, informó que el médico veterinario zootecnista Rogelio Carrera Treviño, coordinador del Laboratorio de Fauna Silvestre de la Facultad mencionada, consideró que debido al comportamiento errático del oso, que había vuelto en varias ocasiones a alimentarse con basura en la zona urbanizada de San Pedro Garza García, por su seguridad y la de la población era necesario que se le practicara una orquiectomía bilateral (castración).

Posterior a esto se le trasladaría y liberaría en la Sierra de Nido, en Chihuahua, lo que se consultó y fue autorizado por el director general de Inspección y Vigilancia de Vida Silvestre, Recursos Marinos y Ecosistemas Costeros de la Profepa, médico veterinario zootecnista Martín Vargas Prieto.