Nacional

Llega Rosario Robles a audiencia por Estafa

Rosario Robles arribó al Reclusorio Sur para audiencia sobre Estafa Maestra; 'aquí estoy como lo prometí, dando la cara', dijo

Reforma
Reforma

Reforma

jueves, 08 agosto 2019 | 10:17

Ciudad de México.- Rosario Robles llegó a las 9:58 horas al Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Sur para comparecer en una audiencia donde será imputada por el delito de ejercicio indebido del servicio público por el caso de la Estafa Maestra.

"Quiero decir en este momento, porque voy a entrar a conocer el expediente, aquí estoy como lo prometí, dando la cara, como lo he dado siempre y muy tranquila", dijo la ex titular de la Sedatu y de la desaparecida Sedesol, en una atropellada declaración rodeada de las cámaras de la prensa.

La ex funcionaria llegó en una camioneta BMW azul, junto con sus abogados Julio Hernández Barros y Xavier y Alexander Olea Trueheart.

Con un vestido de encaje color blanco, alpargatas y una bolsa tipo mimbre multicolor, Robles bajó del vehículo y entró al recinto judicial, en medio de empujones de los representantes de los medios de comunicación.

Su hija Mariana Moguel llegó detrás de ella en una camioneta Tahoe, color blanco, para acompañarla.

Antes arribó la Fiscal federal Mónica Martell, quien encabezará al equipo de funcionarios que presentará la imputación contra la ex Secretaria en la audiencia que se espera inicie en punto de las 11:00 horas.

De acuerdo con fuentes allegadas al caso, Robles presentó un amparo para impugnar la presencia en esta audiencia de la Auditoría Superior de la Federación en calidad de víctima.

Esta demanda hubiese implicado suspender y posponer la audiencia para una nueva fecha, sin embargo, un juez federal negó la suspensión provisional y por ello se allanó el camino para celebrarla este jueves.

La ex Secretaria junto con Emilio Zebadúa, uno de sus principales operadores, son señalados en los desvíos de recursos de la llamada Estafa Maestra, un esquema empleado por una decena de dependencias federales para desviar 5 mil 875 millones de pesos, a través de la simulación de contratos con instituciones educativas.