Nacional

Malgastan estados... por no planear

Estudio señala que se privilegiaron ciertos rubros en detrimento de otros que resultarían en un mayor beneficio para la población

Reforma

Rolando Herrera/Reforma

martes, 09 febrero 2021 | 08:50

Ciudad de México La mala planeación presupuestal y la falta de un control efectivo por parte de los Congresos hizo que en 2019 la mayoría de los Gobiernos estatales gastara más de lo que les fue autorizado y sin atender las prioridades de los ciudadanos, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

En el estudio "Verdaderas prioridades, informe estatal del ejercicio del gasto (2020)", que hoy hará público, la organización ciudadana ejemplificó cómo cada Estado privilegió ciertos rubros en detrimento de otros que resultarían en un mayor beneficio para la población.

En 2019, informó, los 32 estados del país aprobaron un presupuesto total de 2 billones 88 mil millones de pesos, sin embargo, terminaron ejerciendo un gasto de 2 billones 242 mil millones de pesos, es decir, 153.7 mil millones de pesos más, equivalentes a un 7 por ciento extra.

"Los presupuestos no reflejan la realidad y demuestran una falta de planeación y desorden en la ejecución del gasto. Resalta la falta de vigilancia y contrapeso de los congresos estatales: una vez aprobado el presupuesto, no supervisan las variaciones excesivas", se expone en el estudio.

Una muestra de cómo los estados gastan sin atender las prioridades ciudadanas, señala, son las variaciones registradas en infraestructura y pago de burocracia. En 2019, la inversión pública estatal se redujo en 13 por ciento (14 mil 19.7 millones de pesos) respecto del año anterior, mientras que el gasto burocrático creció en 7 por ciento, al incrementarse en 42 mil 293.1 millones de pesos.

La organización también evidencia la disparidad entre las prioridades ciudadanas y la de los gobiernos. Como Morelos, que en 2019 destinó 41 millones de pesos a salud y protección social y, en contraste, gastó 206 millones de pesos en comunicación social y publicidad, un monto cinco veces superior al monto de los rubros anteriores.

El Gobierno de Chiapas pagó 118 millones de pesos en viáticos para sus funcionarios, una cifra casi equivalente a lo que invirtió en el sector turístico, al que destinó 123 millones de pesos. En tanto que Guerrero desembolsó 6 mil 570 millones de pesos para cubrir los sueldos y salarios de sus empleados, una cantidad casi cinco veces superior a los mil 362 millones de pesos destinado a inversión pública.

"Lo que vemos en este estudio es que los gastos prioritarios no fueron los que originalmente estaban en el presupuesto. Vemos que cambió completamente el sentido de los recursos públicos y fueron enfocados a cosas no prioritarias, a temas de gasto corriente, esto, con la complicidad de los congresos", indicó Manuel Guadarrama, coordinador de Gobierno y Finanzas en el IMCO.

Para evitar que los estados sigan ejerciendo de manera discrecional los recursos, el IMCO sugirió establecer controles, por ejemplo, si un Gobierno requiere modificar alguna partida en más del 15 por ciento, debe tener la aprobación del Congreso local.

También señaló que los congresos deben asumir plenamente su responsabilidad en la supervisión del ejercicio del gasto para que lo desembolsado se ajuste a lo presupuestado.