Nacional

María y Melissa, primer matrimonio de mujeres en comunidad maya de Halachó, Yucatán

La pareja se casó justo en el día de la visibilidad lésbica como acto de conmemoración

Excélsior

martes, 26 abril 2022 | 20:33

Yucatán.- María Chi Quintal y Melissa Tut Collí se convirtieron en el primer matrimonio conformado por dos mujeres de la comunidad maya de Halachó en Yucatán.  

La pareja se casó justo en el día de la visibilidad lésbica como acto de conmemoración, después de 2 años de relación y con apenas un mes de planificación para la fiesta.  

Esta decisión fue apresurada en palabras de Melissa ya que apenas recibieron la confirmación de su abogada de que el matrimonio se podía llevar a cabo en todos los municipios de Yucatán no dudaron un segundo en empezar los preparativos. 

Ambas vistieron trajes regionales con pequeños detalles coordinados en sus conjuntos y la emoción se dejó ver en sus rostros mientras se dirigían al registro civil a unir sus vidas ante la ley. 

“Me siento totalmente o incluso más que emocionada, porque de hecho igual estuvimos nerviosas y ya no buscábamos en que dedo va el anillo y todo eso”, expresó Melissa entre risas. 

María también expresó su emoción antes y después de la ceremonia, ya que es algo que esperaban desde hace tiempo. Ella también alentó a otras parejas en su situación a no dejarse intimidar por comentarios negativos y a seguir su corazón. 

“A todas las parejas, así como nosotras que deciden tener una relación, no tengan miedo ante la sociedad ni ante la crítica que los demás tiren y que sean felices, así como nosotras vamos a ser felices en estos momentos”, comentó María mientras sostenía la mano de Melissa antes de dirigirse a la entrada del registro civil. 

Después de la ceremonia, por fin firmaron y se dieron el sí entre risas, besos y vítores de los testigos y amigos presentes. Cuando salieron mostraron con orgullo el acta que las reconocía como un matrimonio.  

Ahora ante la expectativa de un nuevo futuro y muchas posibilidades; solo esperan cumplir un sueño más, el de formar una familia por completo adoptando a un pequeño o pequeña. 

“Para nuestro futuro nosotras primero dimos el paso para el matrimonio y ahora queremos que de igual manera nos den una oportunidad de adoptar y es lo que más anhelamos entre las dos, adoptar,” expresó María. 

Ambas agradecieron el apoyo incondicional de sus familias y amigos; mientras entre risas y tomadas de la mano se dirigían a celebrar su unión en grande en el municipio aledaño de Maxcanú.