Nacional

México hace un berrinche por el corte de gas: NYT

La orden de Abbott ha aumentado las tensiones entre los dos países

Jessica Lutz / The New York Times / Antorcha de gas natural en una instalación cerca de Coyanosa, Texas

The New York Times

viernes, 19 febrero 2021 | 14:42

Ciudad de México El gobierno mexicano dijo ayer, jueves, que está trabajando para revertir una orden del gobernador Greg Abbott, de Texas, para restringir las exportaciones de gas natural, parte del esfuerzo de ese estado para resolver cortes de energía generalizados que han dejado a millones de tejanos sin electricidad en el medio de una mortal tormenta de invierno.

La orden de Abbott ha aumentado las tensiones entre los dos países, con altos funcionarios mexicanos que protestan contra la decisión del gobernador de cortar el suministro de gas justo cuando México trabaja para resolver sus propios cortes de energía masivos como resultado del clima helado.

"Estamos haciendo nuestro trabajo diplomático para que esto no suceda", dijo ayer el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en una conferencia de prensa, refiriéndose a la orden de Abbott. "Esto no solo afectaría a México, también afectaría a otros estados de la Unión Americana".

El gobernador Abbott ordenó el pasado miércoles a los productores de Texas, que exportaban gas natural fuera del estado, que lo vendieran a generadores de energía dentro del estado hasta el 21 de febrero.

Las consecuencias al sur de la frontera de la medida de Abbott subrayaron hasta qué punto México depende de Estados Unidos para gran parte de su energía, incluso cuando López Obrador impulsa una mayor soberanía energética mexicana.

Las plantas a gas generan alrededor de dos tercios de la energía de México. En 2019, el 96 por ciento de las importaciones de gas natural fueron de Estados Unidos.

El clima ártico en Texas congeló los gasoductos de gas natural entre los dos países, según funcionarios de energía mexicanos, lo que, junto con un aumento en la demanda de gas en Estados Unidos, interrumpió la producción de energía en el norte de México y dejó a casi cinco millones de clientes en México sin energía a principios de esta semana.

Los apagones masivos afectaron no solo a hogares privados, sino también a la industria, y los principales fabricantes como General Motors y Volkswagen se vieron obligados a detener sus operaciones, lo que provocó pérdidas estimadas en 2 mil 700 millones de dólares.

El jueves, la compañía estatal de energía de México, la Comisión Federal de Electricidad, dijo que había restaurado la energía para todos los usuarios al generar energía de otras fuentes, incluidas las centrales hidroeléctricas y de carbón.

Este último corte se produce inmediatamente después de uno en diciembre que dejó brevemente a unos 10 millones de personas sin electricidad.

Las autoridades de México se apresuraron a echar la culpa del apagón de esta semana al vecino del norte, y López Obrador respondió a los críticos de la compañía estatal de energía.

“Si bien el problema se origina en Estados Unidos, en Texas para ser precisos, todas las críticas son hacia la Comisión Federal de Electricidad, hacia el gobierno de México”, dijo el mandatario.

Los expertos en energía dijeron que el último corte agregará munición al impulso de López Obrador para reformar el sector energético y garantizar la independencia energética de México, sin importar el costo para los usuarios o inversionistas.