Nacional

Miedo a los hospitales está provocando muertes por el virus en México

Muchos mexicanos infectados de Covid-19 evitan acudir a los nosocomios hasta que ya es demasiado tarde

The New York Times

The New York Times

lunes, 10 agosto 2020 | 09:46

Ciudad de México.- Un Suzuki gris se detuvo frente al Hospital General de México y dejó a Victor Bailón en la entrada. Se había negado a ir al hospital durante días, convencido de que los médicos estaban matando a pacientes con coronavirus. Para cuando entró cojeando al área de emergencias y se derrumbó en el suelo, ya era demasiado tarde.

"¡Papito, respira!" su esposa gritó. "Por favor, respira".

En una hora, el señor Bailón estaba muerto.

México está luchando contra uno de los peores brotes de coronavirus en el mundo, con más de 52 mil muertes confirmadas, la tercera cifra más alta de la pandemia. Y su lucha se ha hecho aún más difícil por un fenómeno generalizado: un miedo profundamente arraigado a los hospitales.

El problema ha plagado durante mucho tiempo a naciones abrumadas por enfermedades desconocidas. Durante la epidemia de ébola en 2014, muchos en Sierra Leona creían que los hospitales se habían convertido en trampas mortales sin esperanza, lo que hacía que las personas enfermas se quedaran en casa y transmitieran la enfermedad a sus familias y vecinos sin darse cuenta.

En México se está produciendo un círculo vicioso similar. Mientras la pandemia aplasta un sistema de salud ya débil, con cuerpos amontonados en camiones refrigerados, muchos mexicanos ven el pabellón de Covid como un lugar donde solo esperan la muerte y que debe evitarse a toda costa.

Las consecuencias, dicen médicos, enfermeras y secretarios de salud, son graves. Los mexicanos están esperando para buscar atención médica hasta que sus casos son tan graves que los médicos pueden hacer muy poco para ayudarlos. Miles de personas mueren antes de ver el interior de un hospital, según muestran los datos del gobierno, sucumbiendo al virus en los taxis camino al hospital o enfermas en sus casas.

La lucha contra las infecciones en casa no solo puede propagar la enfermedad más ampliamente, dicen los epidemiólogos, sino que también esconde el verdadero número de víctimas de la epidemia porque una cantidad incalculable de personas muere sin haber sido examinadas, y oficialmente contabilizadas, como víctimas del coronavirus.

Muchos mexicanos dicen que tienen buenas razones para desconfiar de los hospitales: casi el 40 por ciento de las personas hospitalizadas con casos confirmados del virus en la Ciudad de México, el epicentro del brote del país, terminan muriendo, según muestran los datos del gobierno, con una alta tasa de mortalidad, incluso en comparación con algunos de los peores puntos de infección de coronavirus en todo el mundo. Durante el pico de la pandemia en la ciudad de Nueva York, menos del 25 por ciento de los pacientes con coronavirus murieron en hospitales, según han estimado los estudios.

Si bien la estadística puede ser imprecisa debido a las pruebas limitadas, los médicos e investigadores confirmaron que un número sorprendente de personas está muriendo en los hospitales de México.

Durante un aumento de casos en mayo, casi la mitad de todas las muertes por Covid-19 en los hospitales de la Ciudad de México ocurrieron dentro de las 12 horas posteriores a la admisión del paciente, dijo la doctora Oliva López Arellano, secretaria de salud de la Ciudad de México.