Nacional

Miguel Ángel Félix Gallardo, el capo que terminó sordo, ciego y en silla de ruedas

Recién se le concedió el acceso a la prisión domiciliaria

Agencias

Agencias

lunes, 12 septiembre 2022 | 19:21

El “Jefe de Jefes”, Miguel Ángel Félix Gallardo, accedió al recurso de prisión domiciliaria luego de haber pasado 33 años en prisión. Lo anterior, debido a que el capo del narcotráfico presenta problemas de sordera, ceguera y usa silla de ruedas. 

Y es que, conforme avanza su edad, sus malestares de salud lo aquejan con mayor fuerza, dejando casi irreconocible a quien fuera el fundador del cártel de Guadalajara, principal operador del narcotráfico nacional durante los ochentas y noventas. 

Ahora, Miguel Ángel Félix Gallardo, con 76 años de edad podrá cumplir los 44 años que le faltan para terminar sus dos sentencias determinadas debido al asesinato del agente de la DEA, Kiki Camarena, y por delincuencia organizada.

¿Quién es Félix Gallardo?

En 1989, Miguel Ángel Félix Gallardo fue detenido en la zona Cosmos de Guadalajara, estaba en una lujosa mansión. Desde entonces, permanece recluido en la prisión de Puente Grande, Jalisco. 

Acusado de delitos relacionados con el narcotráfico, delincuencia organizada y el asesinato de Camarena. Miguel Ángel, quien fundó el cártel único de México, también fue sentenciado a pagar una indemnización de casi 21 millones de pesos a la familia de Camarena y el piloto Alfredo Zavala. 

Junto con Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca, “Don Neto”, fundó el Cártel de Guadalajara, principal operador del narcotráfico hace 30 años. Es conocido como “El Zar de la droga”, pero no siempre fue un capo, pues formó parte de la extinta Policía Judicial Federal.

Nació en Bellavista, Culiacancito, en 1946 y fue guardaespaldas de Leopoldo Sánchez Celis, de quien se ha dicho que es su predecesor y padrino en el mundo criminal. Una vez conquistado el narcotráfico, fue socio de capos internacionales como Pablo Escobar y Gonzalo Rodríguez Gacha.

Deterioro de su salud

El capo que también es tío de Sandra Ávila Beltrán, ha presentado problemas de salud que van desde aspectos gastrointestinales hasta la pérdida de un ojo, sordera y el uso de oxígeno (en ocasiones) y silla de ruedas. Por lo que se le dictó prisión domiciliaria.

Este tipo de arresto en cumplimiento con su sentencia dictada también se le ha aplicado a su antiguo socio del narcotráfico, ‘Don Neto’, quien accedió a este tipo de reclusión por las mismas razones.