Nacional

Muchas mantas con dedicatoria en Tabasco

No todos los días se inaugura una refinería

Jorge Ricardo / Agencia Reforma

Benito Jiménez/Reforma

sábado, 02 julio 2022 | 09:48

Paraíso- No todos los días se inaugura una refinería.

Políticos, empresarios, diplomáticos y colados entendieron el mensaje y ganaron una silla en el arranque de operaciones de la primera etapa de la Refinería Olmeca en Dos Bocas, Tabasco.

El encuentro fue motivo de festejo para unos y de negocios para otros.

Para algunos más, oportunidad de posicionamiento para escalar a nuevos cargos.

El que jugó de local fue el Secretario de Gobernación Adán Augusto López, quien apareció ayer en la Refinería Olmeca requemado y animado.

Cuando salió de uno de los inmuebles del complejo, que huele a pintura fresca, saludos por aquí, otros por allá, con la mano levantada.

Y algo que ya se esperaba: el coro. "Presidente, Presidente", ante un integrante del gabinete que sonríe y se toma selfies con quién sea.

Dice que en muchos lados lo quieren. Pero desconoce quién anda colocando mantas y pintas a su favor con el ya cacareado "Adán Va".

El tabasqueño sostuvo que no sabe quién puso ayer la propaganda para promoverlo en su tierra natal .

Al menos cinco pancartas fueron colocadas en la vía Villahermosa-Paraíso, en los puentes peatonales por donde pasó junto al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

"No tengo idea (quién las puso), pero ayúdenme a investigar para que lo denuncie", dijo en entrevista.

"¿Eso le beneficia o le afecta?", se le cuestionó.

"Pues depende cómo lo veas, ¿no? Pero no sé, no las he visto. Ni siquiera sé dónde están", respondió.

"Pero usted tiene mucha simpatía aquí", se le insistió.

"Pues aquí y en otros lados, no es que sea presuntuoso", reviró.

López Hernández aseguró que va a investigar ese tema y a presentar la formal denuncia.

"Ya lo hice en el Estado de México, Veracruz, Yucatán, Nuevo León, Guerrero, donde aparece cualquier tipo de publicidad", dijo.

A su arribo, el funcionario calificó la refinería como una obra de gran calado.

"Cómo mexicanos y como tabasqueños estamos orgullosos de una obra de está magnitud, porque va a garantizar la soberanía enérgica y es prueba de que hay un Presidente que le cumple a los mexicanos", añadió.

Pero tras alejarse de las cámaras, el precandidato volvió a las selfies, al saludo fraterno y a los abrazos de sus paisanos.

En primera fila, del lado derecho, fueron sentados los Gobernadores del sureste.

El priista Alejandro Murat, de Oaxaca, compartió fila con tres morenistas: la Mandataria de Campeche, Layda Sansores, el veracruzano Cuitláhuac García y Rutilio Escandón, de Chiapas.

"Todos sentados", instruyó un asistente de Presidencia a todos los invitados.

En la lista estaban el diputado federal por Morena, Óscar Cantón Zetina; los directores del IPN, Arturo Sandoval, y de Fonatur, Javier May.

Más adelante ubicaron a los Almirantes José Luis Arellano, subsecretario de la Marina, y su Jefe de Estado Mayor, Kua José Padilla.

En esa misma área estaba el Embajador de China en México, Zhu Qingqiao, quien se apoyaba en su intérprete, Xiao Mi-Su, para calibrar los mensajes.

También estaba Rafael Marín Mollinedo; director general del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec; cerca, Luigi de Chiara, Embajador de Italia en México, y la representante diplomática de Colombia, Ángela Ospina.

La titular de la SEP, Delfina Gómez, también ganó una silla antes de la fila donde estaba la Secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez.

Ahí andaba José Arganis, de la SCT, que aprovechó para echarle un ojo a la revista alusiva al 50 Festival Internacional Cervantino, adelante estaba Victoria Rodríguez Ceja, Gobernadora del Banco de México.

Bien ubicada estaba Ariadna Montiel, Secretaria de Bienestar; el diputado Manuel Rodríguez, presidente de la Comisión de Energía de la Cámara baja, y el senador Ovidio Salvador Peralta, tabasqueños los dos.

Entre el montón de sillas se asomó Isaías González Cuevas, líder de la CROC; Juan José Paullada y José Manuel Mayans, consejeros independientes de Pemex y Ana Isabel Núñez de Dios, diputada de Tabasco.

También logró lugar Emilio Antonio Contreras, presidente del Congreso de Tabasco.

Marcos Fermín Rodríguez, Embajador de Cuba, se sentó junto a Paisan Rupanichkij, Embajador de Tailandia, y Jeong-In-Suh, Embajador de Corea, y su encargado de negocios, Ionut-Marlan Valcu.

El empresario Carlos Slim recibió elogios presidenciales.

"Quiero hacer un reconocimiento, un homenaje, a un empresario más austero, y más institucional de México que es Carlos Slim", mencionó López Obrador.

De lentes negros y cubrebocas, sentado junto a Daniel Chávez, dueño de Vidanta, el magnate agradeció el gesto con la mano.

El líder sindicato petrolero, Ricardo Aldana, quien no tuvo mano en la refinería Olmeca, alcanzó a Adán Augusto, le dio una palmada y lo saludó.

Se abrazaron y, después, Aldana se fue solo hacia la calle. El sonriente titular de Gobernación siguió los pasos del Presidente.