Nacional

Muere de covid vinculado a los 43 de Ayotzinapa

Se trata de Mario Casarrubias Salgado, alias “El Sapo Guapo”

Excélsior

lunes, 26 julio 2021 | 18:28

La Secretaría de Gobernación, a través de la Comisión Presidencial para la Verdad y Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa, confirmó el fallecimiento por covid-19 de Mario Casarrubias Salgado, alias “El Sapo Guapo”, fundador de Guerreros Unidos y vinculado a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Mario Casarrubias Salgado, hermano de Sidronio y José Ángel Casarrubias, se encontraba privado de la libertad en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 "El Altiplano".

La dependencia explicó que, a petición del interno, el pasado 8 de julio fue trasladado del Centro Médico “Adolfo López Mateos” en Toluca, Estado de México, al Hospital Central Militar ubicado en la Ciudad de México, debido a las complicaciones que presentaba ya que padecía diabetes tipo II e hipertensión arterial sistémica y tenía síntomas de covid-19.

En el Hospital Militar se le confirmó el diagnóstico con neumonía atípica por virus SARS-CoV-2 e insuficiencia respiratoria aguda, por lo que se le aplicó el protocolo de tratamiento para pacientes covid graves.

La Secretaría destacó que durante su hospitalización se le brindaron las atenciones hospitalarias de alta especialidad y trato humanitario, incluso para establecer comunicación a distancia con su familia, buscando su favorable evolución, agotando los recursos médicos al alcance.

El 21 de julio, y debido al deterioro de su estado de salud, fue intubado, ya que presentaba una saturación de 72 por ciento de oxígeno, lamentablemente este domingo 25 murió minutos antes de las 9 de la mañana por un paro cardio respiratorio y neumonía por covid-19.

El cuerpo fue entregado a sus familiares este lunes para los servicios funerarios correspondientes.

Casarrubias Salgado fue detenido en Toluca, Estado de México, en abril de 2014 al detectarse droga y armas en su vehículo.

Tres años después, fue sentenciado a 10 años de prisión por los delitos de posesión de cocaína, portación de arma y cartuchos de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

Mario Casarrubias era señalado como uno de los principales traficantes de droga a Estados Unidos y seguía siendo investigado junto a sus hermanos por la desaparición de los estudiantes normalistas en septiembre de 2014.