Nacional

Niegan amparo a Collado; continuará preso

El abogado suma tres procesos penales por delincuencia organizada y lavado de dinero

Agencia Reforma

Abel Barajas/Reforma

viernes, 09 octubre 2020 | 20:30

Ciudad de México.- Juan Collado continuará internado en el Reclusorio Norte por el caso de Caja Libertad.

La misma suerte correrán José Antonio Rico Rico, expresidente del Consejo de Administración de dicha sociedad financiera popular, y su compadre José Antonio Vargas Hernández, procesados en la misma causa penal.

El Quinto Tribunal Colegiado Penal en la Ciudad de México negó esta tarde al abogado y sus coimputados el amparo contra la vinculación a proceso dictada por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero, señalan registros judiciales.

Por unanimidad, el colegiado aprobó el proyecto de sentencia propuesto por el Magistrado Francisco Javier Arcovedo Montero, que sostiene que el procesamiento cumple con los requisitos legales básicos.

Es decir, que ofrece datos de prueba mínimos para presumir la existencia de los delitos y la probable relación de los imputados con los mismos.

Para Collado, quien suma tres procesos penales, este es el único en el que le imputan un delito con prisión preventiva oficiosa, en este caso, la delincuencia organizada.

La Fiscalía General de la República lo aprehendió el 9 de julio de 2019 en un restaurante de la Ciudad de México y, al día siguiente, el juez federal Jesús Eduardo Vázquez Rea decidió vincularlo a proceso.

Debido a que este fallo fue confirmado en apelación, el litigante presentó un amparo; sin embargo, se lo negó José Alfonso Montalvo Martínez, Magistrado del Primer Tribunal Unitario Penal. Enseguida solicitó la revisión de esta última sentencia, pero ahora ha sido confirmada por el tribunal colegiado.

En este caso, la FGR sostiene que Collado, Rico y Vargas son parte de un grupo delincuencial que presuntamente simuló la compra del edificio sede de Caja Libertad en Querétaro, por 156 millones de pesos, en una operación registrada el 25 de marzo de 2015.

Operadora de Inmuebles del Centro vendió el inmueble a Caja Libertad. Vargas Hernández concretó la operación en calidad de vendedor, mediante un poder para actos de dominio y administración que le otorgó José de Jesús Alberto Cárdenas Rico, accionista de esa empresa.

Para la Fiscalía, esta compra venta fue una simulación porque en su momento Rico tuvo el 50 por ciento de las acciones de la inmobiliaria vendedora y porque el dinero de la compra-venta fue transferido a empresas presumiblemente vinculadas al propio Rico y a una cuenta de Collado.

El 10 de abril de 2015, una vez que vendió el inmueble, Operadora de Inmuebles del Centro transfirió 24 millones de pesos a Collado, quien aquel año fue designado presidente del consejo de administración de Caja Libertad.