Nacional

‘No más fiestas‘: los fabricantes de piñatas de México gravemente golpeados por la pandemia

Mena dijo que sus ventas se habían desplomado, poniéndolo en una situación económica desesperada, pero que las pérdidas personales habían sido aún peores

Luis Antonio Rojas / The New York Times / Una tienda de piñatas en la Ciudad de México. La industria ha tenido problemas en todo México este año
Luis Antonio Rojas / The New York Times / Sr. Mena haciendo una piñata con forma de caramelo en su taller

The New York Times

jueves, 08 abril 2021 | 13:11

Ciudad de México— La vista es discordante con el telón de fondo de smog y concreto que marca esta parte de la Ciudad de México, una maraña de autopistas y pasos a desnivel con viejos autobuses que retumban y eructan humo.

Pero allí, estallando como flores entre los edificios cenicientos, cuelgan fila tras fila: piñatas, pintadas de todos los colores, desde el fucsia brillante hasta el azul medianoche y el verde Baby Yoda. En la acera, una piñata de Spiderman se encuentra junto a Batman, mientras que Mickey Mouse se apoya en Sonic the Hedgehog.

Y entre los personajes de dibujos animados, superhéroes y princesas de Disney de ojos saltones, se incluye una adición más reciente al repertorio de piñatas mexicanas. Pintado de verde lima con una corona dorada, picos en erupción en todas direcciones, el coronavirus mira a los transeúntes.

La piñata pandémica es una de sus opciones más populares, dijo Iván Mena Álvarez, quien dirige una de las tiendas más antiguas del barrio Cuauhtémoc conocido por sus piñatas.

Transformar un virus mortal en una efigie cómica podría parecerles a algunos una movida empresarial arriesgada, especialmente en un país con el tercer número más alto de muertes por Covid-19 del mundo. Pero Mena dijo que sus clientes agradecieron la oportunidad de golpear a un sustituto de un adversario que ha causado estragos en la economía y devastado comunidades enteras.

“Los mexicanos nos reímos incluso de la muerte”, dijo Mena. "Se ha convertido en un monstruo más".

Los fabricantes de piñatas, a menudo familias unidas cuyo negocio depende de las reuniones sociales que se han detenido en gran medida durante la pandemia, han sufrido, como gran parte del país, tanto financiera como personalmente durante el último año.

Mena dijo que sus ventas se habían desplomado, poniéndolo en una situación económica desesperada, pero que las pérdidas personales habían sido aún peores. Once miembros de su familia extendida han muerto de Covid-19, así como más de dos docenas de personas que conoce en la industria.

"Es muy difícil para muchos de nosotros", dijo. "Nunca se te pasó por la cabeza que habría tantos muertos en tan poco tiempo".

El mes pasado, el gobierno mexicano actualizó sus cifras oficiales, mostrando que el virus puede haber cobrado más de 300 mil vidas, una cifra asombrosa para el país de 126 millones de personas.

El efecto de la pandemia en la economía ha sido casi igual de ruinoso. El año pasado, México sufrió su mayor recesión económica anual desde la Gran Depresión, y las consecuencias financieras pueden empujar a millones a la pobreza.

El comercio de piñatas, una tradición nacional en México que se remonta al siglo XVI, ha estado en gran parte inactivo por las restricciones a las fiestas de cumpleaños y otras reuniones, donde abrir las figuras llenas de golosinas es una parte central de muchas celebraciones.

El dolor se ha sentido en todo el país.

“No puedes trabajar, no hay más fiestas, nadie te compra”, dijo Dalton Ávalos Ramírez, quien tiene una tienda de piñatas en la ciudad de Reynosa, cerca de la frontera con Estados Unidos. Dijo que había pasado de vender de 20 a 30 piñatas a la semana antes de la pandemia, que oscilaban entre los 15 y 125 dólares cada una, a solo una o dos por semana.

Mena, en la Ciudad de México, es el fabricante de piñatas de cuarta generación en una familia que, dijo, había estado en el negocio durante casi un siglo. Sus bisabuelos, dijo, fueron de los primeros en instalarse en esta parte de la capital.

“Somos los pioneros de la piñata”, dijo con orgullo.

Mena hizo su primera piñata cuando tenía solo 6 años. En su escritorio hay una foto de él a las 9, cuando hizo algunas de sus primeras piñatas a gran escala en forma de estrella de siete puntas, una parte central de Tradición navideña de México.

“Desarrollas un amor por este oficio”, dijo. "Está en tu sangre".

Nada podría preparar a Mena para el impacto devastador de la pandemia. Cuando gran parte del país cerró a finales de marzo del año pasado, las ventas cayeron en un 90 por ciento, dijo. Cinco trabajadores tuvieron que irse de la Ciudad de México luego de ser suspendidos.

Para sobrevivir, Mena comenzó a improvisar. Junto con la piñata del coronavirus, su tienda comenzó a vender efigies de Susana Distancia, el superhéroe del distanciamiento social de México, así como de Hugo López-Gatell, el zar del coronavirus del país que ha sido muy difamado por subestimar enormemente el costo de la pandemia en México.

La gente "lo golpeaba, pero porque no decía la verdad", dijo Mena sobre la piñata López-Gatell.

Pero a pesar del ingenio de estos artesanos, las ventas han aumentado muy poco y el gobierno mexicano no ha dado casi nada a las empresas en términos de estímulo para salir adelante.

Sentado entre una piñata de Wonder Woman y un retrato de la Virgen María, Mena se secó las lágrimas al recordar cómo las cosas se pusieron tan desesperadas el verano pasado, tanto que sus clientes y vecinos comenzaron a agregar paquetes de comida a sus pagos por piñatas para ayudarlo a él y a su familia.

“La gente ya nos conocía, gracias a Dios son buena gente”, dijo. "Ellos nos ayudaron".

La familia había esperado que las ventas se recuperaran en Navidad, generalmente la temporada más concurrida, pero a mediados de diciembre, la capital entró en otro cierre y la tienda se vio obligada a cerrar. Aun así, lejos de mostrarse amargado con las autoridades, Mena dijo que entendía la necesidad de "sacrificar nuestras ganancias por el bien de la gente".

La desaceleración forzada provocada por la pandemia también le ha dado más tiempo para apreciar el arte de crear piñatas. "Los vamos a hacer con más paciencia", dijo. "Volviendo a crear y enseñar y sentir ese amor por lo que haces".

“Soy papá y tengo una hija, así que ahora tengo que hacer piñatas más lindas”, dijo.

Si bien la situación actual sigue siendo sombría, Mena se siente más optimista sobre el futuro. Con el despliegue de las vacunas, aunque lentamente, cree que su negocio, y la industria centenaria de la que está tan orgulloso, finalmente comenzarán a recuperarse.

"Como un fénix resurgiendo de las cenizas", dijo, "el comercio de piñatas está comenzando a salir adelante".