Nacional

Nos vienen asediando, acusan migrantes

A su paso por Autopista México-Puebla, migrantes acusaron a agentes del INM de 'cazarlos', así como de actos de discriminación y racismo

Reforma
Reforma
Reforma
Reforma

Benito Jiménez/Reforma

sábado, 11 diciembre 2021 | 06:20

Ciudad de México.- La caravana migrante, que salió hace mes y medio de Tapachula, Chiapas, alcanzó ayer su punto máximo de encono con elementos del Instituto Nacional de Migración (INM).

"No viajamos en su lomo. Que nos dejen en paz. Los vemos y no nos vamos a aguantar", advirtió Ricardo, un hondureño que lloraba de rabia por dos migrantes atropellados en la autopista México-Puebla en su camino a la Ciudad de México.

La caravana avanzó ayer 24 kilómetros desde San Martín Texmelucan a Santa Rita Tlahuapan, antes de llegar a la colina de Río Frío.

Este tramo les llevó ocho horas y media de caminata, marcada por el conflicto con el INM.

Tanto migrantes como federales llegaron a Santa Rita dolidos. Unos con los pies lacerados. Otros con la pena encima.

En el kilómetro 85, el pleito entre migrantes y agentes del INM subió de tono.

Los primeros acusaron que los funcionarios ordenaron a una tienda cerrar ante el arribo de los extranjeros.

"No sea que los roben", dijo la encargada que les advirtió uno de los agentes.

Al enterarse de esta situación los migrantes arremetieron contra los oficiales a pedradas, por lo que huyeron en sus camionetas.

Los elementos aceleraron y en su paso aventaron a doña Sara y don Moisés. La mujer quedó tendida con la cabeza sangrante, y el segundo con las piernas paralizadas.

Los heridos no fueron atendidos hasta 40 minutos después por ambulancias de Puebla.

La GN se presentó en el sitio con un as bajo la manga.

-"Los funcionarios del INM responsables están retenidos", dijo una oficial.

-"Que los muestren", gritaron los migrantes.

"Nosotros no hemos hecho daño, ellos los de Migración nos vienen asediando, con sus perreras, hasta cuándo van a dejar de asediarnos", dijo Rudy Sánchez, originario de El Salvador.

"Nos vienen agrediendo, no nos dejan tomar raid en todo el trayecto. Nos bajaron. Luego cazaban a los migrantes que querían adelantarse, ya era demasiado y esta gota derramó el vaso, nos calificó como delincuentes y cerraron la tienda para no saquear cuando los comerciantes se ponen contentos cuando llegamos", dijo el venezolano César Augusto Romero.

Previamente, los migrantes ya habían bloqueado la autopista durante una hora a la altura del kilómetro 82, en protesta por el asedio de las autoridades, pero tras un diálogo continuaron su camino.

Ante ello, los agentes del INM se alejaron de la caravana, tomando una distancia de tres kilómetros; en paralelo evitaban el paso de migrantes en vehículos, incluso detenían a convoyes de peregrinos para verificar su procedencia.

"No seas mamón. ¿Te canto el himno?", dijo un oriundo de Palmar de Bravo, Puebla.

Aun así, la GN endureció sus operativos para evitar que tráileres o cualquier vehículo diera "aventones" a los integrantes de la caravana.

En al menos 10 ocasiones que los extranjeros lograron subir a camiones con remolque o camionetas fueron bajados con la advertencia a los conductores de no cometer un ilícito.

En Santa Rita, la GN determinó bloquear la autopista para mayor seguridad de los caminantes.

Desde la desviación a ese poblado, en el kilómetro 73, la GN ordenó a camiones de carga y vehículos el cambio de ruta.

Las filas de vehículos antes de este punto alcanzaron los 25 kilómetros, afirmaron fuentes de la corporación.

"Los vehículos como sea toman desviaciones, pero los camiones de carga están varados", dijo un oficial.

En el kilómetro 91 también se presentó otra trifulca luego de que agentes intentaron asegurar a una familia que se había adelantado gracias a un raid. Ahí un agente fue golpeado.

"Pues es lo mismo. Es esperar, dormir a medias, mal comer. No me he bañado, no hemos llegado a casa muchos de nosotros, es desgastante, y pues ellos creen tener todos los derechos. También uno de asegurarlos al ser indocumentados, pero así esto de la política", dijo a Grupo REFORMA un mando de la GN.

Los migrantes pasarían la noche en Santa Rita, unos en el Auditorio principal y otros en la discoteca Salón Social Eros.