Nacional

Operarán aeropuerto de Santa Lucía con alto estrés

Cuando Santa Lucía inicie operaciones, controladores y pilotos enfrentarán estrés con las nuevas rutas hacia CDMX tras el rediseño aéreo

Reforma

Azucena Vásquez y Lílian Cruz/Reforma

sábado, 24 abril 2021 | 10:06

Ciudad de México.- Cuando el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, en Santa Lucía, inicie operaciones, los controladores aéreos y pilotos estarán en un escenario de mucho estrés, advierten expertos.

 Las nuevas trayectorias de despegue y aproximación de las terminales en la Ciudad de México se cruzan en ciertos puntos y con mal clima obligarán a realizar desviaciones y reorganizar el tráfico para mantener una distancia segura entre aviones, dijo un controlador aéreo con 30 años de experiencia.

 El rediseño, detalló, también implica un viraje más pronunciado en el tramo final de las llegadas y los pilotos, sobre todo de líneas internacionales, han optado por reducir la velocidad para llevar a cabo la maniobra. Lo anterior ya se ha reflejado en mayores retrasos en las llegadas al Aeropuerto Internacional de la Ciudad México (AICM).

 Luego está la separación entre aeronaves, que por seguridad y para ajustarse al nuevo rediseño es del doble que la anterior. Por ello, cada aproximación puede ser dos minutos más larga que en el esquema anterior.

 Miguel Ángel Valero, piloto por más de 25 años y experto en seguridad aérea, aseguró que, en el corto plazo, uno de los temas que generará tensión será el clima.

  De hecho, afirmó que el AICM carece de un radar meteorológico certificado, lo que provoca que los controladores no tengan una lectura confiable para orientar mejor a los aviones. 

Para Bernardo Martínez Arias, controlador y especialista vocero de Fly DATA consulting, con los nuevos procedimientos, los controladores tendrán que poner más del 100 por ciento de su capacidad para poder hacer un trabajo donde no comprometan la seguridad de las aeronaves.

 Algunas empresas de aviación ya se han pronunciado al respecto del rediseño y lo que éste ha implicado.

  VivaAerobus aseguró, por ejemplo, que el rediseño era necesario por la congestión actual del AICM.

 "Que el cambio cueste es normal", aseveró Juan Carlos Zuazua, director general de la compañía.

 Según su equipo de expertos, agregó, habrá más beneficios con el rediseño, aunque se requerirán entre siete y ocho meses para medirlos.

 En tanto, Adrián Torrija, director de Operaciones de VivaAerobus, descartó que la orografía del Valle de México se convierta en un problema para la operación de las aeronaves.

 Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) sostuvo que las rutas de llegada son, en promedio, más cortas que las anteriores, especialmente las del sur, que se redujeron en casi 80 kilómetros.

 Adicionalmente, negó que con las nuevas rutas, los aviones vuelen a menor altura.