Nacional

Ordeña a Monterrey y compra residencias

Genaro García, titular de la Oficina Ejecutiva del Alcalde, armó empresas sin empleados para recibir pagos millonarios y adquirir inmuebles

Reforma
Reforma
Reforma

Mirna Ramos/Reforma

lunes, 06 septiembre 2021 | 09:47

Monterrey, NL.- Casi al mismo tiempo que empresas en las que es accionista, o con las que tiene negocios, recibieron contratos en el municipio de Monterrey, Genaro García de la Garza, titular de la Oficina Ejecutiva del Alcalde, compró propiedades por 18.2 millones de pesos.

 De acuerdo con documentación en poder de Grupo REFORMA, el funcionario, que por 10 años ha sido brazo derecho del hoy ex Alcalde regio, el priista Adrián de la Garza, es socio y administrador único de la empresa Recymet Servicios de México.

  Esta firma, constituida en Reynosa, tiene, a su vez, acciones en otra compañía denominada Asesores Bremag 360.

 Recymet, además, está relacionada con Brehm Representaciones, empresa que también participa en Asesores Bremag 360.

 De acuerdo con el Visor de Nóminas del SAT ninguna de las tres compañías cuenta con empleados registrados ante el IMSS ni ha pagado cuotas obrero-patronales.

  En conjunto, las tres compañías recibieron al menos 20.6 millones de pesos de la Administración regiomontana, la gran mayoría durante el 2019 y el 2020, cuando De la Garza era Alcalde.

 Recymet, por ejemplo, le cobra 33 mil 742 pesos mensuales al municipio por la renta de una oficina en la calle Matamoros, en los límites del Barrio Antiguo, desde abril del 2020.

  Asesores Bremag 360 firmó un contrato por asignación directa para proveer gel antibacterial -cuando no era su giro- por 11.1 millones de pesos, de los que recibió 9.2 millones entre abril y mayo del 2020 y 1.9 millones el 30 de octubre del mismo año.

 Brehm Representaciones, a su vez, había cobrado hasta julio pasado al menos 8.8 millones de pesos por servicios diversos, como spots vía celular y análisis de redes, contratos que han sido asignados por García.

 Información a la que Grupo REFORMA tuvo acceso indica que de los recursos que Brehm recibió en el 2019 y el 2020, 3.6 millones fueron entregados a Asesores Bremag 360, como supuesto proveedor.

 Esta información indica además, que al menos desde su creación en el 2018 y hasta el 2020, Recymet sólo registró los ingresos provenientes del municipio de Monterrey.

  Pese a ello, en los mismos años, la compañía realizó operaciones millonarias para la adquisición de inmuebles.

 Escrituras disponibles en el Registro Público de la Propiedad indican que la primera compra correspondió a dos inmuebles contiguos en la calle Matamoros, uno por 3.3 millones de pesos y otro por 4 millones, ambos adquiridos el 25 de julio del 2019.

 Precisamente una de esas propiedades es la rentada al municipio.

 Catorce días después realizó una nueva compra, ahora de un penthouse con terraza de casi 300 metros cuadrados en el piso 27 del condominio LivIN, ubicado junto al Puente Atirantado, en Monterrey, por 4.8 millones de pesos.

  La transacción se cerró el 8 de agosto del 2019, aunque se asienta que realizó varios pagos en meses anteriores.

 El 15 de octubre del 2020, la empresa del funcionario compró un departamento en la Torre TOP, ubicada en la Colonia Obispado, complejo que incluye dos torres aledañas, una que es promovida como la más alta de Latinoamérica y otra que concentra la parte habitacional.

 Estos departamentos se ofrecen desde 4.3 millones de pesos, sin embargo, la escritura a nombre de Recymet establece que el inmueble de 118 metros cuadrados que adquirió en el piso 26 costaron sólo 955 mil pesos.

 La empresa de García también adquirió una propiedad de 243 metros cuadrados en un fraccionamiento privado del municipio de Santiago.

 Según la escritura fechada el 30 de octubre del 2020, el monto de la operación fue por 5.2 millones de pesos que, se asegura, fueron cubiertos en cuatro partes, entre el 24 de junio y 8 de julio del 2020.

 El pasado 19 de julio, Grupo REFORMA reveló que el municipio pagó 11.1 millones de pesos a Asesores Bremag 360, en la que García aparecía como representante legal. 

Ahora queda claro que no sólo existía ese vínculo, sino que era uno de sus dueños por medio de Recymet.